webinar gratis trabaja profesor de ele

WEBINAR GRATIS Descubre cómo encontrar trabajo como profesor de español

Regístrate gratis

Estás de fiesta con tus amigas. La verdad es que esperabas un lugar un poco más silencioso para poneros al día. Pero no: tu amiga más fiestera prefirió ir a un sitio de cócteles. Así que ahí estás: intentando mantener una conversación a pesar del ruido de fondo.

Precisamente estás reviviendo algunos acontecimientos de tu infancia con una de tus amigas y de repente se le cae a alguien una copa a unos metros. Te giras un momento y pierdes totalmente el hilo de la conversación. ¿Te ha pasado? Pues has experimentado el llamado «efecto cocktail-party».

¿Crees que escuchamos solo por los oídos?
La realidad de la percepción multimodal te sorprenderá

Existen efectos perceptivos como «cocktail-party» o «McGurk» que demuestran que la percepción auditiva no es unimodal, es decir, no depende exclusivamente de los sonidos que nos llegan por vía aérea al interior de nuestro oído. Esa es una parte —importante, pero una sola parte— de todo lo que conforma la percepción de una lengua.

Sincronicidad entre el movimiento de ojos y tímpanos. Publicado por Jessi Cruger y David Murphy, 2018 Duke University

En 1976 se publicó en la revista Nature una investigación de McGurk y MacDonald (1976) en la que demostraban que oímos por los ojos. Puedes ver un ejemplo en el siguiente vídeo:

Efecto McGurk: Interacción audición y percepción del habla. Fuente video: Youtube

Y en las investigaciones que han replicado este experimento, se ha demostrado que se produce siempre en nuestro cerebro, aunque conozcas el efecto.

Esto es posible porque en nuestra mente no se conforman los sonidos solo por lo que oímos, sino también por lo que vemos y por lo que esperamos oír.

Se comprenderá que esto tiene grandes implicaciones en el aprendizaje de una lengua, ya que muchas veces no comprendemos bien lo que escuchamos porque no sabemos «leer los labios» en esa lengua, y porque no tenemos preconcepciones o contextualizaciones de lo que oímos.

Otro efecto que nos hace darnos cuenta de cómo pesan las preconcepciones en nuestras percepciones auditivas es el del alquiler y la bicicleta.

Observa el siguiente vídeo y fíjate en el primer audio que presentan. ¿qué oyes?: ¿hija, llevaste la plata del alquiler al padrino? o ¿hija, llevaste la bicicleta al padrino?. Ahora escúchalo de nuevo pensando en la palabra "la bicicleta"o en la palabra «alquiler». Ve intercambiando las palabras. ¿Qué oyes?

En esencia, lo clave aquí es comprender que la percepción auditiva es multimodal, y sobre todo que depende de claros efectos cognitivos y de conceptualizaciones previas.

Así pues, vamos a ofrecerte tres consejos para hacer de la comprensión auditiva una destreza mucho más multimodal para nuestros estudiantes. Toma en cuenta que planificar tus clases y desarrollar tus competencias como profesor de ELE, te ayudarán a cumpler mejor con tus objetivos de enseñanza con tus alumnos.

Contenido de este artículo:

1. Prepara el terreno auditivo: cerebro en sus marcas

Ahora estás en una cafetería un domingo por la mañana. De repente te llega la voz de dos personas que conversan a tu lado. No es que tú quieras escucharlas, pero no puedes simplemente taparte los oídos. Oyes lo que dicen, pero no tiene mucho sentido, tienes que hacerte una imagen mental de lo que hablan, de quiénes lo dicen, de qué opinan, etc. Tardas un tiempo, pero todo son ideaciones que no tienen por qué coincidir con la realidad.

No obstante, ahí estás, cumpliendo con uno de los contextos que marca el Marco Común Europeo de Referencia para las lenguas en el apartado de comprensión auditiva: «Comprender conversaciones entre otras personas» (Consejo de Europa, 2020: 61).

Comprender conversaciones. Fuente foto: Pexels- Henri Mathieu-Saint-Laurent

Como vemos, el vocabulario en una comprensión auditiva no lo es todo. Podemos conocer el vocabulario de esa conversación, pero no asegura que comprendamos de qué hablan, qué ha pasado antes, por qué reaccionan como reaccionan, etc. Todos estos son elementos que hacen que pasemos de la mera percepción auditiva a la comprensión de la situación comunicativa. Y aquí es donde nos puede ayudar una perspectiva multimodal de la percepción.

Entrena tu cerebro para operaciones cognitivas complejas. Fuente imagen: freepix

Entrenar a nuestro cerebro para que lleve a cabo operaciones cognitivas complejas que devienen en la comprensión auditiva no es fácil. De hecho, esta destreza es la que los estudiantes más temen. ¿Pero por qué no les resulta fácil?

Normalmente porque cuando se enfrentan a ella, a descifrar estas operaciones coginitvas complejas, su cerebro no tiene conceptos, contextos o vocabulario previo para que la audición se «agarre» a algo sólido.

Si antes de escuchar esa conversación en la cafetería nos pusieran una imagen de cómic de dos personas discutiendo, o el olor de un perfume, o una historia representada con emojis, ¿tendríamos más herramientas para descifrar esta historia?

Hagamos de nuestros estudiantes pequeños cotillas. Sí, cotillas. Personas con curiosidad por saber más de la vida de alguien, aunque no la conozcan personalmente. Y generar curiosidad se puede hacer de muchas maneras. La más común es la generación de hipótesis: mira esta imagen y adivina qué ha ocurrido después.

¿Qué te imaginas que va a ocurrir? Fuente foto: Canva.com

Si el cerebro de tu estudiante puede hacerse una imagen mental de lo que va a ocurrir, será mucho más fácil que recree en su mente lo que está ocurriendo mientras escucha una audición. Será como ver una película o una serie en su cabeza. Esto, de todas formas, no es suficiente; ya que el estudiante necesitará comprender el vocabulario clave. Si no lo conoce, hacerle una lista de vocabulario no siempre es lo más efectivo. Si buscamos que sea el estudiante quien construya ese vocabulario en su mente y lo asocie con experiencias y vivencias, podrá entender mucho mejor todo lo que rodea a esos conceptos clave.

2. Aumenta la sensación de control: ¿en qué deben fijarse?

Hemos preparado a la clase para que conozcan el vocabulario necesario, también para que tengan expectativas e imágenes mentales. El cerebro está listo para esa audición. Pero, claro, la audición no para. No puedes ir pedacito a pedacito segmentando las partes para que progresivamente desentrañes el contenido. Normalmente se hacen varias escuchas de un clip de audio. ¿Pero entonces en qué deben fijarse?

Esta pregunta es fundamental para poder comprender una audición. Si no ponemos el foco en el objetivo lingüístico cuando escuchan algo, se pierde totalmente el sentido didáctico de la audición. Escuchar por escuchar no ayuda a nuestro cerebro a ser práctico, sino a estar disperso y a escuchar holísticamente. Esta puede ser una buena actividad, pero no es un entrenamiento efectivo.

Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de tomar las decisiones pertinentes es el nivel de los estudiantes: qué pueden aprender en su nivel de este audio. También el objetivo comunicativo o lingüístico: dónde ponemos el foco.

En el ejemplo de la conversación escuchada por casualidad, quizás con que aprenda vocabulario de las parejas es suficiente, y no necesito que se entere de todo lo que pasa con detalle. O es posible que me interese que entienda la estructura me indigna / molesta que + subjuntivo o el contraste entre me parece que + indicativo frente a me parece fatal que + subjuntivo. 

En cualquier caso, esto establece una relación directamente con la teoría de la atribución de Weiner (1972). Según Verdía (2010), en nuestro ámbito hace referencia a «los motivos a los que las personas atribuyen sus éxitos y fracasos en situaciones académicas», por ejemplo a su capacidad, al esfuerzo, a la suerte o a la dificultad percibida de la tarea.

Para mitigar estas atribuciones, debemos aumentar el grado de control de nuestros estudiantes, pues a mayor grado de control, más motivación se genera por realizar una tarea y disminuye más el miedo a enfrentarse a ella. Por eso es mucho más importante la preparación para una tarea auditiva que para una tarea de lectura, puesto que la sensación de control suele ser mucho menor en la primera.

No tengas miedo, entonces, a ofrecerle todos los recursos necesarios a tu estudiante que hagan que la escucha se prepare con tiempo, que entienda el contexto, que comprenda los elementos lingüísticos que va a aprender, etc. En definitiva, que haga multimodal la comprensión auditiva o audiovisual. ¿Por qué quitarle oportunidades de comprensión a alguien que está aprendiendo si lo que necesita son estímulos para aprender de manera holística, pero también focalizada?

3. Comprueba la comprensión con actividades creativas

El último consejo no tiene tanto que ver con la comprensión. O quizás sí. Vamos a hacernos una pregunta: si mi estudiante ha entendido el input que le he ofrecido, ¿qué es capaz de hacer? Por ejemplo, si le muestro el siguiente vídeo:

Saludarse y Despedirse a la española ELE. Fuente vdeo: Youtube

¿Será capaz entonces de saludar, despedirse o presentar a alguien? ¿Podrá representarlo? ¿O directamente hacerlo si le ponemos en una situación real? ¿Qué dificultades puede tener pasar de la comprensión a la producción?

Está claro, que estas y otras preguntas, nos las tenemos que hacer. Porque sabemos que hacer cosas con el lenguaje (como decía Austin, 1975) implica también comprender tu entorno social y cultural, es decir, conocer el contexto de lo que hacemos. Por lo tanto, la producción de la interacción oral basada en un input auditivo o audiovisual nos asegura que quien la lleva a cabo ha comprendido ese input.

Por eso es tan común ver vídeos este tipo de vídeos entre estudiantes estadounidenses, puesto que en ellos tienen que poner en práctica y demostrar con evidencias que son capaces de usar aquellos elementos lingüísticos y comunicativos que han aprendido en un contexto:

Poniendo en práctica el Español. Fuente vdeo: Youtube

A veces se convierten en vídeo virales, como el ejemplo dado, por su toque humorístico. Pero eso es lo que hace que se convierta en relevante para el estudiante y que, incluso, se pueda convertir en un input audiovisual que sirva a otros estudiantes.

Y esa es la magia de la producción basada en la comprensión multimodal: que es un ciclo sin fin. 

Conclusión

En conclusión, la comprensión de la realidad auditiva y audiovisual es más compleja de lo que parece.

Facilitar el aprendizaje implica promover una comprensión lo más multimodal posible, y supone otorgar el control a estudiantes que se encuentran con una situación de posible ansiedad e incertidumbre.

Por eso, darles las llaves de su propia comprensión y aderezarlo con un objetivo final creativo es una buena idea.

Si nos dicen: para poder hacer «x», tienes que comprender bien «y», nuestro cerebro pone en marcha mecanismos potentes que no pondría en marcha de otro modo.

Anímate a hacer más multimodal el input que le presentas a tus estudiantes.

🔶¿Quieres aprender más de Aaron, el autor de este artículo? Aaron ha grabado una clase exclusiva para nuestro curso de Certificado de ELE sobre cómo integrar la pronunciación en las clases de Español como Lengua Extranjera (ELE). Lee el artículo completo: 3 fundamentos que debes conocer en la didáctica de la pronunciación.

Bibliografía citada

Austin, J. L. 1975. How to do Things with Words. 2.ª ed. Harvard University Press.

Consejo de Europa. 2020. Marco común europeo de referencia para las lenguas: aprendizaje, enseñanza, evaluación. Volumen complementario. Servicio de publicaciones del Consejo de Europa: Estrasburgo.

K. G. Gruters, D. L. K. Murphy, Cole D. Jensen, D. W. Smith, C. A. Shera y J. M. Groh.Enero de 2018. The Eardrums Move When the Eyes Move: A Multisensory Effect on the Mechanics of Hearing.  Proceedings of the National Academy of Sciences.

McGurk, H. y J. MacDonald. 1976. Hearing lips and seeing voices. Nature, 264 (5588). 746-748.

Pérez Bernabeu, A. 2019. Comprensión auditiva y percepción multimodal: una nueva mirada a la comprensión de la oralidad desde la coherencia al paradigma comunicativo de enseñanza de idiomas. Doblele, 5. 47-65.

Verdía, E. 2010. Variables afectivas que condicionan el aprendizaje de la pronunciación: reflexión y propuestas. MarcoELE, 10. 223-242.

Weiner, B. 1972. Attribution theory, achievement motivation, and the educational process. Review of Educational Research, 42(2). 203-215.

Aaron Pérez Bernabeu. Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Alicante, Máster en Fonética y Fonología por la UIMP y el CSIC y Máster en Enseñanza de ELE por la UIMP y el Instituto Cervantes. Doctorando de la UA (grupo AcqUA) y coordinador de formación en línea de la Editorial Edinumen. Profesor de la asignatura Pronunciación, entonación y ortografía en ELE del Máster en Didáctica de ELE de la Universidad Nebrija. Profesor de Fonética y Fonología en el Grado en Traducción e Interpretación de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR). Colabora en la creación de cursos y seminarios de Pronunciación en ELE para instituciones como la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, la Universidad de Extremadura, la Universidad de Sevilla, entre otras. Además, es Secretario de la Asociación MariCorners, que trabaja por crear espacios de discusión académicos en torno a temas transversales LGTBIQ+ en el ámbito hispánico.

El mundo avanza tan rápido que apenas nos da tiempo a describir los cambios que vivimos día a día. Lo que hace veinte años era ciencia ficción, hoy es realidad: ya existen vehículos sin conductor o dispositivos que encienden las luces de casa a la orden de “Encender comedor”.

Pero si hay algún ámbito que verdaderamente ha experimentado una transformación es el de la enseñanza. Según el periódico La Vanguardia, la educación a distancia ha crecido un 900% en el mundo desde el año 2000.

Además, las clases de español online nunca habían estado tan de moda: el ELE (Español como Lengua Extranjera) es estudiado por más de 490 millones de personas en todo el mundo. Durante estos últimos meses de incertidumbre, enseñar español online sin ser profesor ha sido una de las mejores opciones para aquellos que han perdido su trabajo o para los que quieren darle un giro a su carrera profesional. La demanda de cursos para enseñar español ha crecido exponencialmente, y con ella la cantidad de profesores de español que quieren pulir su metodología.

¿Quién imaginaba, allá por el 2018, que las clases de español como lengua extranjera ya no tendrían puertas de entrada, sinocontraseñas? ¿Quién se hubiera creído que alumnos y profesores de español compartirían impresiones mediante un chat? ¿Quién hubiera pensado que para hacer un proyecto en grupo ya no haría falta quedar en ningún sitio con el resto del grupo?

El futuro es ya mismo, y todo eso está sucediendo hoy. La enseñanza de español online ha llegado para quedarse. No es difícil entender por qué: es posible aprender español desde la comodidad de casa, la flexibilidad es mucho mayor, no se pierde tiempo en desplazamientos hasta los centros educativos… Por solo mencionar algunas ventajas.

Dentro del mundo global y amplísimo de la docencia online, los idiomas se han convertido en favoritos para ser estudiados a distancia. Tanto para adultos con largas jornadas de trabajo y poco tiempo libre, como para niños que disfrutan utilizando las nuevas tecnologías y aprenden sin darse cuenta, las clases de español online son la mejor opción. ¡Es posible adaptarlas a cualquier agenda!

“La inteligencia es la habilidad de adaptarse a los cambios”

Stephen Hawking

En artículos anteriores de nuestro blog has descubierto que ahora es el mejor momento para enseñar Español.

¿Quieres saber cómo puedes llevar tus clases de español a otro nivel?

¿Quieres actualizar tu metodología y no sabes qué aspectos puedes mejorar?

¿Ya te has obtenido nuestro título Certificado de Profesor ELE y quieres consejos antes de lanzarte a dar clases de español por tu cuenta?

Sigue leyendo para descubrir los 10 errores que NO debes cometer en una clase de español online.

ERROR 1: No dominar la plataforma online

Imagina que estás a punto de empezar un curso en una escuela de idiomas en tu ciudad. Entras a la escuela, saludas a tus compañeros, llegas a la clase y… no sabes encender la luz. Tampoco eres capaz de escribir nada en la pizarra, porque no tienes rotuladores. Las sillas y las mesas están desmontadas por el suelo. Mientras, tus alumnos de español van llegando. Están en la puerta, listos para entrar. Te miran esperando a que arregles el desbarajuste. Pasa el tiempo, ya vas tarde, los nervios aumentan. Tus alumnos empiezan a perder las ganas de entrar en clase, creen que no te lo estás tomando en serio.

Esta situación parece imposible, ¿verdad? Pues exactamente eso mismo es lo que sucede cuando vas a impartir un curso de español online sin conocer bien la plataforma.

En primer lugar, deberás investigar qué herramienta se adapta mejor a las clases que vas a hacer. Actualmente, existen decenas de opciones con diferentes servicios y funcionalidades. Entre ellas, destacan, como herramientas de videoconferencia: Google Meet, Zoom y Microsoft Teams; y como herramientas para crear materiales educativos: Canva, Quizlet y Genially.

Sea cual sea la plataforma que escojas, deberás ver tutoriales de cómo utilizarla, practicar con ella, conocer todas las posibles opciones y estar completamente preparado para utilizarla sin dudar. Además, deberás ser capaz de resolver los problemas técnicos de tus alumnos.

De lo contrario, si no sabes dónde hacer clic, cómo escribir un mensaje en el chat, cómo compartir pantalla, o si accidentalmente finalizas la reunión y debes volver a iniciarla, tus alumnos se olvidarán de lo verdaderamente importante: aprender español.

ERROR 2: No invertir lo suficiente en un equipo adecuado

La imagen y el sonido son tus principales canales de comunicación. Siguiendo con lo comentado en el párrafo anterior, una imagen borrosa o un sonido distorsionado pueden alejar a tus alumnos del objetivo de la clase. Es indispensable tener unos auriculares con micrófono, o bien un micrófono externo. Por otro lado, si la calidad de la cámara de tu ordenador no es alta, deberás añadir una cámara externa también.

Comprar estos dispositivos puede parecer una inversión innecesaria, o no demasiado urgente. Nada más lejos de la realidad. Tus alumnos de ELE se cansarán mucho más rápido de prestar atención a una voz distorsionada o con interferencias que a una voz clara y sin alteraciones. Lo mismo sucede con la imagen: si no es posible conectar contigo de manera visual porque se te ve demasiado borroso o los colores no son lo suficientemente vivos, tus oyentes desconectarán.

Invertir en un equipo de calidad no significa tener la mejor cámara del mercado o unos auriculares de jugador de videojuegos profesional. Existen opciones asequibles que marcarán la diferencia entre clases mediocres y clases excelentes.

ERROR 3: No preparar la sala virtual ni los materiales con antelación

Si volvemos al ejemplo de la clase presencial de español, el equivalente a este error sería llegar tarde, y además, sin saber qué temario vas a impartir o cuáles son los objetivos de esa lección.

Imagina que tu clase de español empieza a las nueve de la mañana. Son las nueve y cinco minutos. Llegas a la puerta del aula, donde algunos alumnos están haciendo cola. Abres la puerta y ellos se van sentando, van preparando sus apuntes. Tú no tienes nada preparado, empiezas a pasar páginas del libro hasta que eliges un ejercicio al azar… “Página 54, actividad 3”. Tus alumnos te miran desconcertados, no hay una lógica tras esa decisión, ni un contexto de fondo para que esa actividad genere interés o curiosidad en ellos. En definitiva, no se da el proceso de aprendizaje.

En un entorno virtual, sucede exactamente lo mismo. Es un error abrir la sala virtual justo a la hora de empezar la clase. Como mínimo 5 minutos antes, inicia la sesión y permite el acceso a los participantes. Así, los alumnos podrán entrar y prepararse, comprobar que les funciona el audio y el vídeo correctamente, asegurarse de que todo está en orden. La clase no solo empezará puntual, sino que además empezará con calma y concentración.

Prepara y planifica tus materiales y te podrás concentrar en tu clase y tus alumnos te prestarán más atención.

ERROR 4: No organizar el tiempo atendiendo a las necesidades del formato virtual

Pensar que los tiempos necesarios en una clase de español online y en una clase presencial coinciden, es un gran error. En primer lugar, la comunicación es más lenta en un aula virtual. Realmente son milésimas de segundo, pero es algo que debes tener en cuenta.

Al estar en el mismo espacio, te puedes comunicar de manera totalmente instantánea con tus alumnos. Por ejemplo: imagina que preguntas algo sobre el tema que estás tratando en la pizarra, para comprobar que se entiende. ¿Qué sucede después? Principalmente, hay tres opciones: los alumnos te responderán al momento, o bien tras una pausa breve para pensar, o bien no sabrán la respuesta y te preguntarán ellos a ti.

En cambio, si estás a distancia, debes tener en cuenta que tu pregunta ha llegado unas milésimas de segundo más tarde a los oídos de los estudiantes. Es un error suponer que no lo han entendido por el simple hecho de que tarden en responder más de lo que tardarían en una clase presencial de español. Paciencia. No vuelvas a preguntar ni repitas lo explicado al momento. Recuerda: todo se ralentiza cuando estás a distancia. Prepara la lección basándote en estos lapsos, ve aprendiendo de tu propia experiencia online y la conversación en español irá sobre ruedas.

ERROR 5: No anticipar posibles problemas técnicos

En el ERROR 1 hemos mencionado que debes dominar al completo la plataforma que estás utilizando y también debes ser capaz de explicar cómo funciona a tus alumnos de español. Tú eres el responsable de resolver no solo tus problemas técnicos, sino también los de tus alumnos. Eres el facilitador: debes intentar que todo sea lo más fácil posible (incluyendo lo técnico).

Parece algo lógico, pero ¿tienes el cargador del portátil a mano? Es un error interrumpir la lección para ir a buscarlo o quedarse sin batería en medio de la clase. ¿Has probado que los auriculares funcionen bien antes de empezar? ¿Sabes si el vídeo que vas a ver en clase sigue disponible haciendo clic en aquel enlace que guardaste hace un mes? ¿Qué harás si uno de tus alumnos no te oye, no encuentra el chat o cierra accidentalmente la sesión y abandona el aula?

El secreto no radica en impedir que se den estas situaciones, por un simple motivo: se van a dar. No hay manera de evitar que a alguien (sea profesor o alumno de español) le falle la cámara, la conexión a internet o que no esté seguro de cómo descargar un archivo. La clave para solventar con eficiencia estos fallos técnicos es haberlos anticipado antes de que aparezcan. De esta forma, en el momento que sucedan, ya tendrás una respuesta preparada y la interrupción de la clase durará el menor tiempo posible.

ERROR 6: No motivar a tus alumnos a encender la cámara y participar

Volvamos de nuevo a tu clase presencial de español. Imagina que nadie está mirando a la pizarra mientras propones esa tarea nueva. Todos miran sus móviles, se miran entre ellos, o te dan la espalda. Se diría que eres invisible. Por más que te esfuerzas, siguen sin mirarte. Planteas aquella reflexión magistral que preparaste con ilusión la semana pasada para este grupo y… sorpresa: nadie responde. Nadie te mira. ¿Cómo te sientes ante este panorama?

La comparación con una clase de español online es obvia. Nadie enciende la cámara en tu clase. Hablas ante un tribunal de rectángulos de color negro, o de rectángulos con un muñeco dibujado, o de rectángulos con un nombre escrito. Pero desde luego, no te estás comunicando con personas. Únicamente ves tu cara dentro de un rectángulo y sientes que hablas solo. Si te quedas sin ideas, en este otro artículo de nuestro blog encontrarás 5 estrategias probadas para hacer que los estudiantes hablen más en las clases online.

Es un grave error no motivar a los alumnos de español a encender la cámara y participar activamente en clase. Ellos deben entender la vital importancia de poder hablar “cara a cara” y deben saber, desde el primer día, que la comunicación es muchísimo más gratificante si las cámaras están encendidas. ¿Acaso no es el idioma una herramienta para comunicarse, expresarse y abrirse al mundo? ¿Cómo es posible aprender español como lengua extranjera hablando con rectángulos en negro en vez de personas?

Tus alumnos entenderán que es necesario para su aprendizaje, y poco a poco irán perdiendo el rechazo a activar la cámara. Disfrutarán más si pueden verse las caras, y, por ende, aprenderán español de una manera más efectiva y enriquecedora.

ERROR 7: No crear vínculos con tus alumnos de español

En las clases de español online, exactamente igual que en las clases presenciales de español, se pueden (y se deben) crear vínculos con los alumnos. El hecho de estar dentro un aula con cuatro paredes o dentro de un aula virtual simplemente cambia el canal por el cual se imparte la lección. Absolutamente nada más. Debes interesarte por tus alumnos, debes ser una parte activa de su proceso de aprendizaje de español. Es un error pensar que no es posible crear vínculos con los alumnos por el simple hecho de verles a través de una pantalla.

Si combinas tus habilidades interpersonales con un título de profesor de español para extranjeros, el éxito en tus clases está asegurado. Conoce a tus alumnos, pregúntales por sus hobbies, por sus intereses. Poco a poco y prácticamente por arte de magia, irán confiando más en ti y utilizarán el español para hablar de ellos mismos. Compartirán sus opiniones, sus ideas. ¿Acaso no es ese el objetivo de un curso de español? La clase debe ser un ambiente seguro en el que poder expresarse libremente. No importa en absoluto si esa clase es presencial o a distancia.

ERROR 8: No simplificar al máximo las instrucciones que das en español

Como ya sabrás, si eres profesor de español, es un error básico acaparar el tiempo que tus alumnos tienen para expresarse. Las instrucciones, explicaciones y comentarios que ofrezcas deben ser simples, claras y directas. Sobrecargar a los oyentes con información nunca será una buena idea si lo que se pretende es motivarles a interactuar y a reflexionar.

Cuando se trata de dar clases de español online, lo explicado en el párrafo anterior tiene más relevancia, si cabe. Mantener la concentración mirando a una pantalla es mucho más complicado que mirando a una pizarra tradicional. En una clase de español online, tus alumnos están en sus casas, con todas las distracciones posibles al alcance. Entre ellas, se incluye la temida bandeja de entrada: están a un solo clic de leer ese correo que acaba de llegar en vez de escucharte.

Si complicas en exceso las explicaciones, alargas demasiado los ejercicios, o no sabes dividir la clase en secciones fáciles de manejar, tus alumnos “aprovecharán” ese tiempo para hacer otras tareas en su ordenador. Recuerda: instrucciones simples, claras y directas.

En este otro artículo encontrarás más componentes para dar instrucciones en tus clases de español.

ERROR 9: No cuidar tu imagen y la de tu fondo

¿Verdad que jamás se te pasaría por la cabeza ir a clase en pijama?

Pues esa es la sensación que tienen tus alumnos de español cuando entran al aula virtual y en tu fondo hay un salón desordenado. O demasiado sobrecargado. O con pósteres poco profesionales en la pared.

Estos pequeños detalles marcan la diferencia, es un error no mantener una imagen profesional en tus clases de español online.

Tanto tu vestimenta como tu fondo son parte de tu trabajo y del servicio que prestas. No debes olvidar que cada vez que enciendes la cámara es como si entraras a una clase de español de tu escuela.

Utiliza la ropa que utilizarías para ir a clase (no importa que no salgas de casa, en realidad estás yendo a clase). Presta atención al fondo y mantenlo siempre profesional: ni demasiados objetos, ni desorden, ni nada que no encaje en un ambiente educativo.

Por último, el ruido de fondo. Este debe ser nulo, o prácticamente nulo. No se deben oír conversaciones ajenas, ni el ruido de la televisión, ni ningún electrodoméstico funcionando, ni mensajes a tu teléfono móvil, ni… ¡Exacto! Ni nada que no se debería oír en una clase de español tradicional.

ERROR 10: No sonreír, no mirar a la cámara, no actuar con naturalidad

Por último, pero no menos importante, hablemos de tu actitud delante del ordenador. Al principio es complicado mirar siempre a la cámara, te sentirás tentado de mirar a tu propia imagen en la pantalla, o a las caras de tus alumnos… pero eso es un error. En todo momento debes mirar directamente a la cámara mientras te estés comunicando con los estudiantes de español. Sin excepción. Es la única manera de crear la sensación de “contacto visual” en una situación en la que, por definición, no puede haberlo.

Por otro lado, no te olvides de sonreír, gesticular con el rostro, expresar sorpresa si lo que tus alumnos te cuentan es sorprendente o duda si es hora de comprobar que la lección está clara. Esto es básico para que la clase no sea monótona, y también para potenciar ese vínculo que creas con tus alumnos de español (del que hemos hablado en el ERROR 7).

No actuar con naturalidad ante la cámara amplia las barreras entre los participantes y tú, y en consecuencia, se dificulta el proceso de aprendizaje de español. Aunque suene a tópico, sé tú mismo. Tus alumnos te lo agradecerán.

En resumen

Ahora ya conoces 10 errores que no debes cometer en tu clase de español online. Esta lista podría continuar prácticamente hasta el infinito, ya que siempre hay margen de mejora. De todas maneras, reflexionar sobre estos errores es un buen punto de partida para aumentar la calidad de tus clases de español. Finalmente, te invitamos a ver el vídeo de Elena Prieto, una de las tutoras invitadas en el curso Certificado de Profesor ELE, en el que ella responde a la pregunta ¿Cómo enseñar español online?, basándose en su experiencia y formación para español online.

Los errores tienen un componente positivo: son la prueba de que estás intentando mejorar. Así que… ¿A qué esperas para seguir aprendiendo de ellos? ¡Deja que hable la voz de tu experiencia!


Martina Monreal Carnicero es profesora de inglés, español y catalán en Oxford House por vocación, y es extremadamente inquieta por naturaleza. Le apasiona leer ensayos, leer novelas, leer artículos. Leer en general. Pero por encima de todo, su pasión es escribir. En el 2020 empezó a estudiar Escritura Creativa en el Ateneu Barcelonés y desde entonces trabaja en su propia novela. Estudió ADE (y el primer año de Matemáticas) en la Universidad de Barcelona, y también es administradora de los cursos Certificado de Profesor ELE. Compagina estas tareas con la creación de contenido para redes sociales.

¡Sí, Soraida lo ha hecho!

Soraida es de España y estudió Administración y Dirección de Empresas, pero siempre quiso enseñar. En esta publicación del blog, Soraida explica sus razones para realizar el curso Certificado de Profesor de ELE y cómo esta calificación la ayudará a aplicar sus habilidades en español para que pueda ayudar a otros extranjeros a aprender el idioma.

Lee la interesante entrevista que le hemos hecho:

¿A qué te dedicabas antes de matricularte en el curso del Certificado de Profesor de ELE?

He estudiado Administración y Dirección de Empresas en la Universidad de Murcia, pero siempre tuve el gusanillo de enseñar, de hecho, he dado clases particulares de inglés, lengua y matemáticas.

Un día, vi un video sobre lo difícil que resulta el aprendizaje del idioma español. Esta fue la razón por la que empecé a buscar más información sobre la enseñanza del español a extranjeros y tengo que confesar que me llamó mucho la atención, hasta el punto, de querer hacer un Máster.

Sin embargo, antes de realizar el Máster, quería tener una base de conocimientos y estar segura de que me gustase de verdad.

¿Qué fue lo que te llevó a decidirte para matricularte en Oxford House?

Tras hacer una búsqueda de centros en los que pudiera hacer el curso de ELE, me decidí por Oxford House. Para mí la mejor opción fue el curso online a tiempo parcial.

La principal razón fue que podía combinar la formación teórica con la práctica, algo muy valioso cuando no se tiene experiencia en este campo.

Otra razón por la que decidí hacer el curso con Oxford House es que ofrece mucha flexibilidad. Este curso es ideal si no tienes experiencia, si estás trabajando o si tienes otro tipo de obligaciones que no te permiten una dedicación completa al curso.

Para acceder no es necesario tener una formación previa como profesor de ELE. Simplemente, se hace la inscripción y unos días después se tiene una entrevista con una profesora de ELE del centro.

¿Qué beneficios tienen los alumnos y graduados de Certificado de Profesor de ELE con Oxford House?

Los estudiantes del Certificado de Profesor ELE tienen unos beneficios adicionales a todo lo que ya está incluido en el propio curso.

En concreto, puedes hacer hasta 360 horas de clases online de inglés de manera totalmente gratuita. Esto fue otro factor que me ayudó a decidirme por Oxford House, puesto que pude mejorar mi nivel de inglés. Es bien sabido que hablar una segunda lengua te abre puertas laborales.

Por otra parte, incluido en el curso también hay un taller de salidas profesionales, en el cual se explica y se da una lista de diferentes instituciones para dar clases de español alrededor del mundo. De esta manera es muy sencillo conocer las diferentes escuelas a las que poder enviar el CV para acceder a puestos de trabajo una vez terminado el curso.

¿Cómo te ayudó la formación en Moodle a profundizar tu conocimiento de ELE y cómo te preparó para la práctica docente?

En el curso se utiliza la herramienta de Moodle para la formación teórica. El curso consta de cinco módulos en los que se aprende las competencias del aprendiente y del profesor de segundas lenguas; se aprende a planificar una clase; se aprende a enseñar gramática; se estudia cómo enseñar léxico; y se estudia cómo enseñar y corregir la pronunciación.

Además, en Moodle hay diferentes talleres de videos formativos muy útiles en el desarrollo de nuestra formación como docentes del español (el español para los negocios; cómo dar clases de ELE online; cómo dar clases de ELE a niños; la enseñanza de ELE en adolescentes; cómo integrar la pronunciación en el aula de ELE).

Un aspecto a destacar también es que hay videos grabados de profesores experimentados dando clases de español y a distintos niveles.

He de decir que me gustó bastante la clase de una profesora en la que explicó la influencia del árabe en el idioma español. El español ha evolucionado del latín y el árabe ha sido después del latín la lengua que más ha influido en el español. Hoy en día, utilizamos miles de palabras que provienen del árabe como aceituna, jirafa o guitarra.

Cada módulo duraba dos semanas y había diferentes tareas que teníamos que hacer. Una parte de las tareas, las enviaba a la tutora y ella las corregía. Otra parte eran para publicarlas en el foro de Moodle, con lo cual podía leer y aprender de las opiniones de mis compañeras.

Teníamos debates muy enriquecedores sobre la enseñanza del español a extranjeros. Recuerdo que una vez, teníamos que dibujar la siguiente frase “vamos a Madrid en coche y pasamos por Toledo” para explicar el uso de las preposiciones “a, en, por”.

Como nativo, nunca nos planteamos en qué situaciones usamos una preposición u otra, pero los estudiantes del español, sí se la plantean. Podría asimilarse a la duda que tenemos muchos estudiantes del uso que se da en inglés a “to y for”. En cada módulo había diferentes tareas que eran revisadas por la tutora, al igual que las tareas finales de los módulos.

¿Qué tipo de apoyo te proporcionaron los tutores de Oxford House y de qué manera te proporcionaron comentarios sobre tu progreso?

Considero la corrección de las tareas que hacíamos algo sumamente importante, ya que es lo que me permitía aprender y mejorar como docente.

Además, al finalizar cada módulo, había una reunión con todas las compañeras y la directora del curso. En esta reunión poníamos sobre la mesa lo que habíamos aprendido, pero también preguntábamos dudas y debatíamos entre nosotras.

En algunas sesiones la directora hacía talleres de formación. Uno de los más útiles para mí, fue aprender los conceptos que son más difíciles para los aprendientes, puesto que me ayudó a prepararme mejor las clases. Estos conceptos son la utilización de las preposiciones por y para; la utilización del verbo ser y estar; y el uso del imperativo y del subjuntivo.

¿Cómo describirías la práctica docente y cómo fueron tus prácticas?

En cuanto a las prácticas, estas fueron online con alumnos de diferentes países, como Brasil, Italia, Inglaterra, India y Filipinas, entre otros. Por lo tanto, pude interactuar con aprendientes de diferentes culturas y cuyas lenguas maternas difieren mucho unas de las otras. He de reconocer que dar clases fue la parte más difícil, pero a la vez la parte más gratificante para mí.

Disfruté planificando las clases. Una de las clases que más me gustó y que los estudiantes disfrutaron más fue cuando les expliqué el uso de algunas onomatopeyas relacionadas con los animales, los objetos y las personas. Resultó divertido ver que algunos animales emiten un sonido diferente según el idioma.

Además, aproveché la clase para explicar frases hechas relacionadas con los animales como “tener memoria de pez”, “ser la oveja negra” o “estar como una cabra”. Yo hacía las prácticas con dos compañeras, una mexicana y una colombiana. Esto permitía que los aprendientes no solo conocieran palabras típicas de España, sino también de Colombia y México. Gracias a esto, también pudieron escuchar el acento de cada una de nosotras.

Al finalizar cada práctica, la tutora nos daba feedback de nuestra clase y consejos sobre las áreas en las que podíamos mejorar de cara a las siguientes clases. Por ejemplo, en mi caso, una de las cosas que aprendí fue a controlar la velocidad del habla dependiendo del nivel de los estudiantes, ya que no es lo mismo dar clases a alumnos de A2 que a alumnos de B2. Otro aspecto a destacar es que aprendí a perder el miedo ante las preguntas de los alumnos.

Cuando planificamos una clase, nos preparamos también ante las posibles dudas que puedan tener los estudiantes de vocabulario o gramática, pero siempre hay unos “factores externos” que no podemos controlar. Sin embargo, sí que podemos estar preparados para pensar en cómo reaccionar y contestar a las dudas de los alumnos. Lógicamente, esto es algo que se va aprendiendo con la práctica y la experiencia.

¿Qué plataformas y herramientas utilizaste para realizar las clases online a tus alumnos?

Las clases online las realizamos vía Zoom. Aprendimos a compartir documentos y crear grupos de salas para que los alumnos trabajen en parejas o grupos.

Además, el uso de esta herramienta permite a los profesores “pasear entre las diferentes salas” y observar el trabajo de los alumnos, siempre enfocado en dar retroalimentación a los aprendientes.

El material de las clases se subía a Edmodo, una herramienta online totalmente gratuita tanto para los profesores como para los alumnos. Tuvimos tutoriales de cómo usar ambas plataformas y las tutoras siempre resolvían nuestras dudas al respecto, así que no fue difícil adaptarse y sacarles el máximo partido.

Hay que resaltar que teníamos acceso al campus virtual de la Editorial Difusión, lo cual nos facilitaba el trabajo a la hora de preparar las clases de español, ya que los contenidos están claramente definidos por niveles.

¿Qué aprendiste de las observaciones a profesores experimentados dando clase?

Fue muy útil para mi aprendizaje. Tuve la oportunidad de observar clases con diferentes profesores y de diferentes niveles. En consecuencia, aprendí a ver cómo se explicaba la gramática o cómo los profesores corregían los errores de los estudiantes.

He de destacar que cada profesor tenía su forma de enseñar y pude aprender mucho gracias a ello. Además, al finalizar cada clase, el profesor siempre me preguntaba si tenía alguna duda y si yo preguntaba cualquier cosa, me lo explicaban detalladamente.

¿Qué diferencias has encontrado entre clases particulares y clases grupales de español?

He de destacar que tuve la oportunidad de dar unas clases particulares a un alumno y ver la diferencia entre clases a grupos y clases individuales. La mayor diferencia es que en una clase particular te centras en un solo alumno y naturalmente es una clase más personalizada y enfocada en las necesidades de un aprendiente en concreto.

Mientras que en una clase grupal tienes muchos alumnos que hablan diferentes idiomas y es un poco más complicado estar atenta a las necesidades que demandan todos. A priori, puede parecer una desventaja, pero si se trabaja adecuadamente se puede sacar mucho partido de las clases a grupos. Un ejemplo claro, es que los alumnos pueden trabajar en pareja o en grupos para hacer diferentes actividades y, por lo tanto, se promueve el trabajo en equipo.

¿Qué consejo le darías a alguien que está a punto de empezar el curso Certificado de Profesor de ELE?

Mi principal consejo es que pregunten cualquier duda a la tutora y no se agobien cuando los alumnos pregunten algo y no sepamos responder. Podemos decirles que vamos a investigar para la próxima clase.

Estamos aprendiendo y no tenemos por qué saberlo todo, especialmente cuando nunca hemos dado clase de español a extranjeros.

Al igual que Soraida, puedes certificarte como profesor de Español. Sabemos que probablemente tienes curiosidad y dudas sobre nuestro Certificado de Profesor de ELE, las ventajas de esta calificación y las diferentes modalidades, ¡así que aquí te diremos todo lo que necesitas saber!

Mucho se habla qué métodos y enfoques son los más adecuados para enseñar una lengua o de qué tipos de actividades tienen más éxito en el aula. Los profes nos preocupamos por dar una buena clase y llevar al aula recursos claros y atractivos para el alumnado.

Pero ¿qué pasa después de una clase? ¿Cómo gestiona el estudiante todo lo aprendido?

La mejor forma de acompañar una buena explicación y que esta resulte útil y memorable para nuestros alumnos es ayudarles a tener unos apuntes claros, ordenados y atractivos. Y todo esto, sin que dejen de ser algo único y personal.

Normalmente, nuestros apuntes son algo subjetivo, a menudo incluso intransferible. Algo que, si nos sirve como estudiantes para recordar lo visto en el aula, ya sirve.

De hecho, a lo largo de estas líneas, no vamos a defender lo contrario. Es el alumno quien decide cómo está más a gusto estudiando y repasando: ¿subrayadores fluorescentes?, ¿dibujos en los márgenes?, ¿nemotecnia? Por qué no. No vamos a corregir sus apuntes, ni facilitarle técnicas de estudio. Vamos a darle nuevos formatos para hacer más claras y amenas sus horas de estudio y gestionar de una manera más eficaz y memorable lo aprendido.

Antes de ver algunas ideas prácticas, vamos a comenzar enumerando algunos de los perfiles más frecuentes a la hora de tomar apuntes en el aula:

Perfiles más frecuentes a la hora de tomar apuntes en el aula

Seguro que, como profes, habéis sido capaces de identificar a algunos de vuestros estudiantes. Todos estos perfiles tienen en común una alta probabilidad de frustrarse a la hora de estudiar o repasar algo visto en el aula, máxime si lo hace de cara a un examen.

Pero no todo esto depende siempre del aprendiente: también los docentes podemos ser los causantes de algunas de las situaciones citadas. 

Desde mi página web he compartido a lo largo de años infografías, chuletas y, en general, material de estudio visual y atractivo para los estudiantes. Me gusta el diseño gráfico: el orden, el uso adecuado de los colores y tipografías, la elección de ilustraciones.

Sin embargo, y a pesar de lo meticulosa que puedo llegar a ser delante del ordenador, mis pizarras siempre me han parecido un desastre. Estos son algunos de los motivos: 

Motivos por los que una pizarra luce desordenada

usar pizarra aula ele
FOTO: Ernesto Rodríguez

Para tratar de solucionar estas situaciones, y antes de pasar a la práctica, aquí van unos trucos que pueden facilitarnos nuestra ‘relación’ con la pizarra en clase:

4 Trucos para mejorar nuestra relación con la pizarra

  1. Usar rotuladores de distintos colores. Sí, cambiar de rotulador varias veces puede resultar tedioso. Pero esto facilita enormemente al alumnado la identificación de avisos, irregularidades, señalización de una palabra clave… Es lo que se conoce como «efecto de aislamiento» (o efecto Von Restorff), que se produce cuando una información que sobresale sensorial o semánticamente tiene más probabilidades de ser recordada que el resto de la información que la rodea.
  2. Crear cajones: trazar unas líneas en la pizarra para, por ejemplo, reservar un espacio únicamente destinado al léxico que va surgiendo en la explicación. Otro cajón puede estar pensado para refrescar algo ya estudiado y que afecta a la nueva explicación que están viendo. De esta manera, la información no se mezclará y resultará más clara para el estudiante. 
  3. Orientar el folio de apuntes: Si estamos interesados en que el alumno copie tal cual lo que acabamos de poner en la pizarra, es una buena idea pedirle que oriente de manera horizontal su folio o cuaderno.
  4. Perder el miedo al dibujo: la ilustración es nuestra gran aliada para explicar el significado de palabras sin recurrir a la L1 del estudiante (que puede ser, o no, conocida por el profe). Muchas veces, por temor a realizar un mal dibujo, los profes nos privamos de ilustrar en la pizarra. Sin embargo, un dibujo difuso o caricaturesco puede resultar de una gran ayuda en la explicación: alumnos preguntando de qué se trata ese garabato o, incluso, provocar la risa del alumnado, puede contribuir a que dicha explicación resulte más memorable. 

Una vez hemos detectado qué causas pueden estar detrás de unos apuntes caóticos y estresantes para el alumno, vamos a ver qué podemos hacer por él.

Pasamos a la práctica. 

5 Ideas prácticas para ayudar a nuestros alumnos a estudiar

Para todo lo que vamos a ver a continuación se necesita tener a mano en clase:

  1. Papel, folios blancos sencillos tamaño A4
  2. En algunos casos, tijeras y pegamento
  3. (Si el alumno no suele acudir a clase con ellos) subrayadores, bolis de distintos colores, rotuladores…
  4. De manera opcional (en función del número de estudiantes en el aula o de su edad) un soporte para poder reproducir un vídeo tutorial.

1. Cómo hacer unos… APUNTES VERTICALES:

juegos enseñar ELE

No se precisa tijeras ni pegamento

Para ello tan solo es necesario plegar por la mitad corta un folio tamaño A4. Solo con este pliegue es suficiente para que se mantenga de pie sobre la mesa, pero, para mayor sujeción, se puede realizar dos dobleces hacia dentro a modo de soporte.

Ideal para anotar en las primeras clases de A1 vocabulario y preguntas básicas. 

Podemos dejar que sea el alumno quien realice su propia chuleta o preparar una plantilla imprimible con la información que nos interese.

formarte como profesora de ELE

Bonus: para que no se acumulen (y acaben extraviadas) varias chuletas, es una buena idea emplear un calendario de mesa con espiral y pegar sobre sus hojas los folios con apuntes. De esta manera conservamos el formato vertical, mejoramos el soporte y tenemos varias chuletas en 1. 

2. Cómo hacer un… UNA CHULETA INTERACTIVA:

juegos aula ELE

Se precisan tijeras

Ya hemos hablado unas líneas atrás de los beneficios de establecer ‘cajones’, espacios dentro de un mismo formato donde el alumno separe la información y le resulte más sencillo diferenciarla y acceder a ella.

En un mismo folio podemos crear ventanas que esconderán ítems de manera que conseguiremos aligerar de manera visual el contenido, sin ser tampoco insustanciales. 

Podemos hacer todo tipo de modelos: verticales u horizontales, con más o menos ventanas, con el mismo tamaño de las pestañas o diferentes…

Para crear este que mostramos en la imagen, ha sido necesario plegar los dos extremos verticales hacia el centro y cortar las partes móviles tantas veces como ventanas queremos crear. Como hemos dicho, estas pueden ser de diversos tamaños, en función de la información que escondan. 

3. Cómo hacer un… MINI LIBRO DE 14 PÁGINAS:

motivación clase  español

Se precisan tijeras y pegamento

Con tan solo un folio en blanco tamaño estándar podemos sorprender al alumnado con este libro acordeón que parece que recoja mucha más información que una sola página. Si bien el montaje requiere más tiempo, concentración y recursos que los apuntes verticales, el resultado merece mucho la pena.

Para ello será necesario dividir el folio en dos partes idénticas, cortando por el lado largo. Unimos, mediante pegamento de barra, ambas porciones (con algo más de un centímetro es suficiente para ensamblar con seguridad) y plegamos hacia un lado y otro tantas veces como deseemos. El resultado final será un acordeón de tantas páginas como queramos.

Tutorial con una plantilla impresa

Bonus: se pueden llevar sueltos, para que el alumno los consulte en cualquier situación. Por el contrario, si es propenso a extraviar o dañar sus apuntes, les recomendaríamos que pegasen el minilibro a la libreta o agenda que normalmente llevan a clase.

Al igual que sucede con los apuntes verticales y la chuleta interactiva, podemos dejar que sea el alumno quien realice sus propias chuletas o preparar una plantilla imprimible con la información que nos interese. Sin embargo, hay que tener en cuenta que es necesario imprimir a doble cara y que ambas coincidan al ser plegadas o cortadas.

4. Otros formatos más elaborados:

5. Por último: di adiós a los prejuicios

Llegados a este punto, es posible que algún docente, escéptico, piense que este tipo de formatos solo gozarían de éxito entre aquellos estudiantes que disfruten realizando manualidades, niños o jóvenes. Sin embargo, a lo largo de los años, he podido comprobar que el alumnado adulto recibe entusiasmado muchos de estos formatos.

La mayoría de ellos, a diferencia de los más jóvenes, estudian con un propósito que les supone un estrés extra al proceso de aprendizaje. Exámenes, acreditaciones o, simplemente, testar su nivel constantemente para certificar que están empleando bien su dinero, les lleva a precisar, más que ningún otro estudiante, de unos apuntes de calidad.

En definitiva, el objetivo no es otro que restar ansiedad durante las horas de explicación en clase y de estudio en casa. También activar la creatividad del estudiante y el gusto por elaborar sus propios recursos didácticos. 

Si quieres aprender a crear los tuyos, en nuestro curso Certificado de Profesor ELE aprenderás, entre muchísimas otras cosas, a diseñar sin conocimientos previos juegos diferentes para todo tipo de alumnos en clase. He grabado una sesión exclusiva sobre el tema de cómo podemos reinventar juegos clásicos para la enseñanza de ELE. En este curso vamos a ver cómo, cambiando las reglas de juegos clásicos (juegos de mesa, dianas, bingos…), podemos enseñar gramática, léxico o conversación sorprendiendo a nuestro alumnado. Conoceremos qué idea se amolda más a las necesidades de la clase en función de su edad y necesidades educativas para que la elección sea la más acertada.

¿Quieres comenzar una nueva y apasionante carrera profesional en ELE? ¿Quieres tener todas las herramientas necesarias para trabajar como profesor/a de español? ¡Inscríbete ya en el curso de Certificado de Profesor ELE!

Bibliografía:


Ana Gomez profesora ELE

Ana Gómez es Diplomada en Magisterio de Ed. Primaria y poseedora de un posgrado en Didáctica del ELE y en Educación Artística. Desde que finalizó dichos estudios, ha impartido clases a niños, adolescentes y adultos en distintos centros fuera y dentro de España. Actualmente trabaja como profesora de español en Madrid, como formadora y como creadora de recursos en distintas webs dedicadas a materiales para la clase de ELE. Interesada en el diseño de actividades para clase, creó en 2013 la web Lápiz de ELE, enfocada a compartir ideas e inspirar a otros profes.

¡Sí, Chloe lo ha conseguido!

Chloe es de Inglaterra pero lleva cuatro años viviendo en Barcelona. En esta publicación del blog, explica sus razones para realizar el curso Certificado de Profesor de ELE y cómo esta calificación la ayudará a aplicar sus habilidades en español para que pueda ayudar a otros extranjeros a aprender el idioma.

Lee la interesante entrevista que le hemos hecho:

¿A qué te dedicabas antes de matricularte en el curso del Certificado de Profesor de ELE?

Antes de matricularme en este curso, estaba trabajando como recepcionista en un hotel pequeño. No me arrepiento de nada, pero rápidamente me di cuenta de que no era lo que realmente me apasionaba.

¿Por qué decidiste obtener una calificación para enseñar español como lengua extranjera?

Siempre disfruté de mis clases de español y soñaba con dominar el idioma algún día. Cuando me mudé a Barcelona por primera vez, esto fue un paso muy grande para lograrlo. Después de lograrlo, me pasó la siguiente pregunta por la cabeza: ¿y ahora qué?

Cuando estaba trabajando en el hotel, al principio pensaba que era eso lo que quería hacer, dado que había estudiado turismo, pero me di cuenta de que no era realmente feliz. Como a todos, la pandemia me dio mucho tiempo de pensar sobre lo que me apasiona y eso es el español.

Trabajé muchos años para obtener el nivel del español que tengo a día de hoy, y por eso buscaba algo que me permitiera seguir usándolo, pero que fuera algo más allá de un hotel. Sé lo bien que se siente ver todo el trabajo que has hecho dar sus frutos, por lo que decidí obtener una calificación para enseñar español como lengua extranjera para ayudar a otros extranjeros a lograr lo mismo.

Aprender español me ha dado muchas oportunidades y no hay nada que me resulte más gratificante que ayudar a los demás a tener lo mismo.

¿Cómo ha sido tu experiencia siendo el español una lengua aprendida?

No ser hablante nativo de español puede parecer una desventaja, pero en mi opinión es todo lo contrario. Hay que recordar que los hablantes no nativos han tenido que aprender el idioma como lengua extranjera, y esto es una gran ventaja. Sabemos como nosotros mismos hemos aprendido el idioma, y podemos usar este conocimiento para transmitirlo a nuestros alumnos.

Además, podemos ponernos en los zapatos de nuestros alumnos, porque sobre todo, la empatía es algo muy importante para un profesor de ELE.

¿Qué te atrajo del curso de Certificado de Profesor de ELE con Oxford House?

Me matriculé en este curso al último minuto, pero fue justo lo que estaba buscando. Había empezado a dar pequeñas clases a familiares, pero mientras que las hacía, me di cuenta de que me faltaba experiencia. Empecé a buscar cursos por internet y encontré este curso con Oxford House.

Lo mejor fue que el curso se podía realizar como curso presencial en Barcelona, y como ya me encontraba en Barcelona, fue perfecto. Además, algo que destacó de este curso fue que no hacía falta tener un grado superior en español, ni ser hablante nativo, por lo que me llamó mucha la atención.

Al leer lo que consigues al final del curso, sabía que me iba a aportar con toda la experiencia necesaria para ser profesora de ELE y estoy muy contenta con mi decisión de realizarlo.

¿Cómo era una semana típica durante el curso?

Durante el curso, teníamos 2 semanas para completar cada módulo (son 5 módulos en total), y en mi caso, cada viernes por la mañana hacíamos la práctica docente (puedes elegir el horario que quieres.)

A lo largo del curso, también debes realizar observaciones de clases de profesionales, las cuales son muy útiles. Al final de cada módulo, hay una sesión de zoom con Itamar, la directora del curso, y tus compañeros, donde habláis de lo que habéis aprendido y también es el momento perfecto para aclarar cualquier duda.

¿Cómo describirías nuestra escuela en Barcelona? ¿Cómo es el ambiente de trabajo allí?

clases en oxford house barcelona

La ubicación de Oxford House está en plena ciudad, por lo que es muy fácil encontrarla. La escuela tiene todo lo que necesitas; ordenadores, máquinas expendedoras, y una sala de profesores donde puedes encontrar una variedad de manuales para ayudarte a planificar tus clases.

También incluso tiene un hermoso jardín para tomar el aire entre clases. Hay 26 aulas en total y todas están bien equipados con ordenadores, proyectores y pizarras.

¿Cómo describirías el formato híbrido, la teoría online y las prácticas presenciales?

La práctica docente ha sido muy enriquecedora. Las primeras semanas pueden ser abrumadoras, pero cada semana te acostumbras un poco más. Tienes la libertad de planificar tu clase como quieras, pero siempre tienes el apoyo de tu tutor para cualquier duda.

Creo que la mezcla de la teoría online y las prácticas presenciales está muy bien, especialmente si realizas el curso mientras trabajas, como en mi caso.

Hay dos semanas para completar cada módulo, pero puedes completarlo en tu propio tiempo, solo tienes que organizarte para realizar las prácticas cada semana. 

Sesiones de finalización del curso

¿Cómo te ayudó la formación en Moodle (nuestra plataforma de aprendizaje virtual) a profundizar tu conocimiento de ELE y cómo te preparó para la práctica docente?

La formación en Moodle fue muy completa y aprendí muchísimo durante el curso. Esta formación te prepara muy bien para tu práctica docente porque puedes poner en práctica todo lo que has aprendido.

A lo largo del curso, esta formación te va aclarando dudas que a lo mejor te planteaste al principio.

Nuestra formación a través de la plataforma online de aprendizaje

¿Cómo eran tus compañeros del Certificado de Profesor de ELE?

Cuando realizas este curso, no todos los compañeros hacen el curso presencial y puede ser que haya algunos que lo realicen desde otra parte del mundo. Aun así, el formato de Moodle está muy bien para comunicarse con ellos.

Hay un foro de dudas para compartirlas y ayudaros entre todos. También, en cada módulo hay tareas donde debes compartir respuestas en un foro y discutirlas con tus compañeros. Esta parte me resultó muy útil e interesante, porque puedes aprender mucho de ellos. 

Además, tendrás un grupo con quién realizarás tus prácticas y las dos horas de impartir la clase suelen ser divididas entre tú y tu compañero. Es recomendable trabajar junto con tu compañero para organizar un tema en común para cada clase. A lo largo del curso, tener este apoyo de tu compañero es necesario. 

¿Qué tipo de apoyo te proporcionaron los tutores de Oxford House y de qué manera te proporcionaron comentarios sobre tu progreso? 

Los tutores están siempre para cualquier duda que tengas durante el curso, y si lo necesitas, cada semana antes de impartir tu clase, puedes compartir tu planificación con tu tutor y te dará consejos para mejorarla.

A lo largo del curso, tu tutor observará algunas de tus clases y te dará feedback después. El apoyo de los tutores ha sido muy útil durante el curso. 

Práctica docente en nuestra sede de Barcelona

¿Cuál ha sido el aspecto más exigente del curso para ti? ¿Y el más gratificante?

Si realizas este curso de tiempo parcial porque trabajas a la vez, puede ser bastante exigente manejar tu tiempo, pero todo se puede. 

Lo más gratificante de este curso para mí han sido los comentarios de mis alumnos después de cada clase. Siempre me comentaban que disfrutaron de mis clases y que habían aprendido algo nuevo y creo que esto es lo que quiere escuchar cada profesor, ¿no? 

Algo más que me resultó gratificante es ver mi progreso a lo largo del curso. No solo he podido crecer profesionalmente, sino también personalmente. 

¿Qué consejo le darías a alguien que está a punto de empezar el curso Certificado de Profesor de ELE? ¿Y si esa persona no fuera hablante nativo de español?

Si estás a punto de empezar este curso, disfrútalo y aprende todo lo que puedas. El tiempo pasará muy rápido, y es una experiencia muy enriquecedora. Recuerda que es una experiencia de aprendizaje, y no pasa nada si una clase te sale mal, para eso está el curso, de todo se aprende. 

Además, si no eres hablante nativo y estás pensando en empezar este curso, un consejo que te daría es: CREE EN TI. Quizá haya gente que dude de ti, pero todo se puede, y más si crees en ti mismo. 

¿Cuáles son tus planes de futuro ahora que es un profesor de ELE titulado?

Como profesora de ELE titulada, ahora tengo más ganas que nunca de empezar esta nueva etapa, y sobre todo, seguir aprendiendo.

Los talleres disponibles en el curso dan mucho que reflexionar, y como se puede ver de ellos, hay muchas oportunidades dentro del mundo de ELE, ya sea para enseñar en línea, para niños o para negocios.

La variedad de posibilidades me da mucha ilusión y voy a seguir trabajando para encontrar mi espacio en este mundo. 

Al igual que chloe, puedes certificarte como profesor de Español. Sabemos que probablemente tienes curiosidad y dudas sobre nuestro Certificado de Profesor de ELE, las ventajas de esta calificación y las diferentes modalidades, ¡así que aquí te diremos todo lo que necesitas saber!

Cada año millones de personas se ven obligadas a abandonar su tierra natal en busca de un futuro mejor. Con algo de equipaje y toneladas de esperanza, llegan a sus destinos y siembran allí las semillas de su nueva vida; para echar raíces en un lugar ajeno y convertirlo en su nuevo hogar. Nadie diría que es un viaje fácil, y sería imposible si no hubiera personas dispuestas a ayudar sin recibir nada a cambio. 

El voluntariado está muy presente en todas las sociedades. Es uno de los principales ingredientes en la receta de la paz, y una de las piezas clave del motor del desarrollo. El análisis del programa de Voluntarios de las Naciones Unidas demuestra que en el mundo hay más de mil millones de voluntarios, cuyos esfuerzos equivalen a las horas de trabajo de 109 millones de trabajadores a tiempo completo.

Estamos hablando de un concepto universal, ejercido por personas de todas las edades, culturas y orígenes. Más de 90 países ya tienen legislación específica sobre el servicio voluntario. En la actualidad, las generaciones jóvenes (nacidas en una era totalmente digital) están implementando las nuevas tecnologías para acortar las distancias, promover el diálogo y, en definitiva, para ayudar a los que lo necesitan.

¿Por qué hacer voluntariado?

La razón principal que mueve a los voluntarios y las voluntarias es la satisfacción que provoca ayudar a los demás. Sentirse útiles en la sociedad, saber que las acciones que hacen están mejorando la vida de otras personas. Cuando participas en proyectos sociales, te conviertes en agente de cambio: tú mismo puedes cambiar el mundo con tus pequeños gestos.

Además, en el voluntariado se crean lazos con la comunidad, se aprende de las experiencias ajenas y se suman fuerzas. El trabajo en equipo es básico para que un proyecto de voluntariado funcione. Siendo voluntario, conoces a gente muy distinta y aprendes a apreciar el inmenso valor de estas diferencias.

Por si todo eso fuera poco, cuando apoyas a los más vulnerables trabajas una de las capacidades más necesarias para convivir en sociedad: la empatía. El hecho de ver de cerca las historias de personas en situaciones tan desfavorables te obliga a ser consciente del mundo que te rodea. Haciendo voluntariado aprendes a entender las emociones humanas y a respetar diferentes perspectivas.

Soy profesor de ELE...¿Puedo ayudar?

¿Alguna vez has pensado que podrías colaborar, pero no sabes dónde ni cómo? ¿Te gustaría aprovechar tu experiencia como docente de ELE fuera de las aulas? Sigue leyendo para conocer 10 organizaciones en las que puedes enseñar español como lengua extranjera de manera voluntaria a personas que lo necesitan.

profesor ELE voluntariado

10 organizaciones en las que puedes enseñar español como lengua extranjera de manera voluntaria

1.PROFESORES DE ESPAÑOL PARA REFUGIADOS DE UCRANIA

Desgraciadamente, esta lista de organizaciones no podía empezar de otra manera. La situación que ahora mismo están viviendo miles de ucranianos no puede explicarse con palabras. Sin embargo, gracias a tus conocimientos del lenguaje (y las palabras) puedes ayudar mucho más de lo que imaginas. ¿Cómo? Enseñando español de manera voluntaria a refugiados recién llegados.

Con este objetivo, un grupo de profesores de español han creado la página de Facebook Profesores de español para refugiados de Ucrania. Ya son más de 150 los profesores y profesoras que han unido sus fuerzas en pos de la justicia social.

2. COMISIÓN CATALANA DE AYUDA AL REFUGIADO

La Comisión Catalana de Ayuda al Refugiado defiende los derechos de las personas refugiadas para favorecer su inclusión social. Entre muchísimas otras actividades, organizan parejas lingüísticas. Estas consisten en la realización de tándems entre personas que dominen el español, y personas desplazadas forzosamente que necesitan aprender esta lengua. Además, ante la creciente demanda en el servicio, se han propuesto habilitar grupos de enseñanza.

Puedes contactar con Júlia ([email protected]), una de las voluntarias, para ofrecer tu ayuda. ¡Estarán encantados de abrirte las puertas!

3. OPEN CULTURAL CENTER (OCC)

Uno de los proyectos más ambiciosos del Open Cultural Center es enseñar español a los migrantes, para facilitar así su inclusión social. Su objetivo es acercar diferentes culturas gracias al poder del lenguaje, apoyándose en una comunidad de voluntarios entregada y dinámica.

El equipo de OCC ha puesto a disposición de los profesores el siguiente formulario para que puedan registrarse fácilmente. En la dirección [email protected] podrás resolver cualquier duda sobre el funcionamiento de sus cursos.

4. HELP BARCELONA

Help Barcelona cumple lo que su nombre indica: ayuda a diario a las personas más vulnerables de la ciudad de Barcelona. Lo hace en ámbitos muy distintos, centrándose en la situación particular de cada individuo. Ofreciendo clases de español gratuitas, tú también puedes aportar tu granito de arena a esta causa.

Actualmente, nuestra escuela Oxford House ya se encuentra en colaboración con el equipo de Help Barcelona, haciendo posible la formación a decenas de alumnos sin recursos. Ofrecemos clases gratuitas que imparten nuestros alumnos del Certificado de Profesor ELE en prácticas. Si tú también estás interesado en cooperar, les alegrará mucho recibir tu mensaje.

5. ADSIS

En Adsis luchan por construir una sociedad más justa, solidaria e inclusiva. Ayudan a las personas más vulnerables a desarrollar sus proyectos de vida. Según ellos mismos, explican en su web, hacen una radiografía de la situación de cada persona para aportarle todos los recursos posibles desde el sector social y las administraciones. 

¿Cómo puedes colaborar? En este enlace podrás inscribirte a su red de voluntarios. Si eres profesor de español, podrás dar apoyo a jóvenes, niñas y niños con problemáticas de aprendizaje.

6. BIENVENIDOS REFUGIADOS

Esta organización nació en el 2015 con tres objetivos claros: sensibilizar sobre la situación actual de los refugiados, establecer una red de acción ciudadana y prestar ayuda directa al refugiado. 

Cualquier profesor de español es bienvenido para ofrecer sus clases ([email protected]) y contribuir así a una causa que, como ya sabemos, ahora es más necesaria que nunca.

7. BARCELONA ACTIVA

En esta plataforma se ofrecen actividades gratuitas de formación dirigidas a personas que quieren impulsar un proyecto solidario, tanto de manera presencial como en formato online. Persiguen la innovación socioeconómica, y pretenden conseguir un impacto conjunto en la ciudad para convertirla en un lugar mejor.

Si vives en Barcelona o alrededores y quieres colaborar en el desarrollo de actividades solidarias siendo profesor de español, puedes llamarles al 900 533 175.

8. REFUGEES AID BARCELONA

Esta organización aboga por un mundo justo y solidario en el que todas las personas sean bienvenidas. Canalizan y gestionan los recursos de los que disponen, organizan la colaboración entre diversas ONG y brindan oportunidades a los más vulnerables.

Desde 2015 han cambiado las vidas de cientos refugiados, y su misión es seguir haciéndolo. En su página de Facebook ya son más de 5500 las personas que participan activamente y tú puedes ser una de ellas. ¿Cómo? Ofreciendo clases de español gratuitas o ayudando en traducciones de documentos legales. Si escribes a [email protected] sabrás como ayudar.

9. OPEN ARMS

Open Arms protege a los más vulnerables en situaciones de emergencia: a las personas que huyen de conflictos bélicos, de la pobreza o de catástrofes climáticas. Desarrollan gran parte de su labor humanitaria en alta mar, pero necesitan voluntarios de perfiles muy distintos también en tierra.

Como profesor de español experimentado, puedes ayudar a traducir e interpretar documentos y también enseñar el idioma a aquellos que lo necesiten. Además, podrás participar en la redacción de campañas de sensibilización.

10. CÁRITAS 

Cuando sucede una crisis humanitaria, Cáritas ya está allí para ayudar. Esta organización está formada por más de 160 entidades distribuidas por todo el mundo. Promueven la caridad y la justicia social en las comunidades más vulnerables, con el objetivo de tener un impacto real en el desarrollo integral humano.  

Como profesor de español, puedes ofrecer tus conocimientos del idioma para acompañar a aquellos que huyen de catástrofes en su inclusión social. Contacta con ellos y proponles tu idea, así formarás parte de una de las ONG más influyentes del mundo.

profesor voluntario ELE

Mi disponibilidad va cambiando cada semana… ¿Dónde puedo hacer voluntariado?

Los horarios de muchos profesores de ELE van cambiando regularmente. Dependen de las clases que estén impartiendo en cada momento determinado, que son especialmente variables si son sesiones particulares.

Hay semanas con mucha carga de trabajo y otras en las que disponen de más tiempo libre. Si este es tu caso, quizá pienses que no te puedes comprometer a colaborar con ninguna de las entidades mencionadas anteriormente. 

11. Una opción extra: PREPLY

Lo cierto es que gracias a Preply (una plataforma de clases online de origen ucraniano) y a su Programa de Asistencia Lingüística podrás contribuir al bienestar de cientos de refugiados ucranianos que necesitan ayuda con un idioma extranjero.

Participar en esta organización online es muy sencillo y totalmente flexible: los voluntarios brindan su disponibilidad semanalmente y pueden detener su participación en cualquier momento. Se organizan videollamadas de 60 minutos para ayudar a grupos de personas desplazadas con preguntas relacionadas con el idioma. Podrás enseñar español y también habilidades básicas relacionadas con la cultura para facilitarles la adaptación a la vida en un nuevo país.

Si quieres saber más, no dudes en contactar con [email protected]m y te resolverán todas tus dudas sobre la plataforma y el programa.

¿Cuál es el siguiente paso?

¡Felicidades! Ya has dado el primer paso necesario para empezar a ayudar a aquellos que más lo necesitan: informarte de dónde puedes hacerlo. Ahora que ya conoces todas estas opciones, solo queda ponerse manos a la obra. Gracias a tu altruismo y a tu experiencia como profesor de español, vas a hacer de este mundo un lugar mejor. Así, te sumarás a todos los voluntarios que, con su energía positiva y su pasión por la enseñanza, han regalado sonrisas a muchos alumnos en situaciones de vulnerabilidad.

El voluntariado nos convierte en personas empáticas y comprensivas, consigue que encontremos nuestra mejor versión: la más humana. ¿A qué estás esperando para encontrar la tuya?


Martina Monreal

Martina Monreal Carnicero es profesora de inglés, español y catalán en Oxford House por vocación, y es extremadamente inquieta por naturaleza. Le apasiona leer ensayos, leer novelas, leer artículos. Leer en general. Pero por encima de todo, su pasión es escribir. En el 2020 empezó a estudiar Escritura Creativa en el Ateneu Barcelonés y desde entonces trabaja en su propia novela. Estudió ADE (y el primer año de Matemáticas) en la Universidad de Barcelona, y también es administradora de los cursos Certificado de Profesor ELE. Compagina estas tareas con la creación de contenido para redes sociales.

Nuestro curso de Certificado de Profesor de ELE te proporciona todo lo que necesitas para convertirte en un profesor de español competente y seguro.

Pero, ¿es el momento adecuado para desarrollar una carrera profesional en este ámbito?

Quizás has estado enseñando español de manera informal y te preguntas si vale la pena invertir en el certificado. O puede que seas completamente nuevo en la enseñanza y no estés seguro de la demanda de clases de español en tu zona.

Felizmente, el Instituto Cervantes ha publicado sus estadísticas anuales y, como veremos, parece que nunca ha habido un mejor momento para ir a por todas y convertirte en profesor profesional. Sigue leyendo para saber más sobre el estado del sector de ELE en 2021.

Algunas cifras importantes

Comencemos con algunas estadísticas muy impresionantes. El número de hispanohablantes nativos ha aumentado en 4 millones este año, hasta un total de 493 millones. Estos se distribuyen en los 20 países donde el idioma se habla de manera oficial, además de otros (como EE. UU.) que tienen una gran cantidad de hablantes.

Esto significa que existen muchas oportunidades para que los hispanohablantes no nativos viajen por negocios o por placer, siendo España, México y Argentina los destinos más populares.

Aún más sustancial es el número de usuarios potenciales. Este término se refiere a aquellos que tienen un nivel básico de español, o que actualmente están aprendiendo el idioma. Estos suman 591 millones, o el 7.5% de la población mundial. Vemos entonces que hay una enorme cantidad de estudiantes o futuros estudiantes que buscan profesores cualificados. 

Ahora que hemos establecido que los profesores de ELE están en demanda, exploremos las estadísticas del Instituto Cervantes con más detalle …

¿Cuántas personas están aprendiendo español actualmente?

De los usuarios potenciales, 24 millones están aprendiendo activamente el idioma español en este momento. Este número se ha más que duplicado desde 2010, lo que demuestra que a pesar de (o debido a) las circunstancias globales cambiantes, la demanda de clases de español es fuerte y está creciendo.

Esto significa que nuestro curso de Certificado de Profesor de ELE es una buena inversión a largo plazo. La certificación no caduca y puedes usarla para encontrar trabajo dos días o dos décadas después de tu graduación. Tanto si estás buscando comenzar una nueva carrera o deseas un plan b para el futuro, las estadísticas sugieren que el certificado es una muy buena inversión económica.

Estas cifras antes mencionadas significan que el español está empatado con el francés y el mandarín como la segunda lengua extranjera más estudiada en el mundo.

¿Cuál es la primera? ¡La respuesta es fácil! Con 1.5 mil millones de estudiantes (!), el inglés tiene, de lejos, la mayor cantidad de estudiantes de cualquier idioma. Nos guste o no, podemos ver por qué. El inglés abre las puertas a una variedad de opciones personales y profesionales, incluso en el ámbito del ELE.

Por este motivo, hemos decidido ofrecer a nuestros graduados clases de inglés gratuitas de hasta 12 meses (360 horas). Pueden ser tanto presenciales en Barcelona como online y son impartidas por los profesores en formación de Oxford TEFL.

Aunque no es esencial, un cierto nivel de inglés puede ser muy útil a la hora de solicitar trabajos de ELE en algunos países, y nuestras lecciones gratuitas te ayudarán a destacar en el mercado laboral. No está mal, ¿verdad?

Estadísticas ELE

¿Cuál es el panorama global?

Una de las ventajas de ser un maestro de ELE cualificado es la flexibilidad con respecto al lugar donde trabajas.

¿Vives en un país de habla hispana y quieres enseñar español a inmigrantes o visitantes? El curso de Certificado de Profesor de ELE de Oxford TEFL podría ser para ti.

¿Estás buscando aventuras en un nuevo país o región? Enseñar español podría ser tu pasaporte al éxito. Hasta ahora, las estadísticas han demostrado que la gente está aprendiendo español en mayor número que nunca.

Pero, ¿tiene el lugar donde quieres enseñar el número suficiente de estudiantes potenciales? Según el Instituto Cervantes, la respuesta es casi seguro que sí. Veamos algunos ejemplos:

Europa

Las Américas

Resto del mundo

Como podemos ver, los hispanohablantes no nativos se encuentran por todo el mundo. Si eres uno de ellos, aún puedes ser un gran candidato para el Certificado de Profesor de ELE.

Siempre que tengas el nivel C1, puedes realizar el curso y disfrutar de los beneficios de enseñar en tu propio país, en el extranjero o en línea. Hablando del mundo online, ¿cuál es la situación del español? Vamos a averiguar.

La lengua española en internet

Ahora que hemos aprendido sobre la creciente influencia del español en todo el mundo, consideremos la esfera online. La reciente pandemia nos hizo aún más conscientes del papel cada vez más importante que juega internet en todas nuestras vidas. Hemos llegado a depender de él para muchos aspectos de nuestra vida personal, profesional y social, y esta tendencia parece que va a continuar.

Pero, ¿cuánto del contenido y la comunicación del mundo en línea están en español? El Instituto Cervantes nos dice lo siguiente:

Ante estas impresionantes estadísticas, queda aún más claro por qué la demanda de lecciones de español es tan alta. La gran cantidad de hispanohablantes conectados y su creciente uso de internet son una clara señal de que el español es un idioma del futuro.

Pero, ¿qué oportunidades hay para los futuros profesores de español que deseen realizar su curso de Certificado de Profesor de ELE por internet?

El curso de Certificado de Profesor de ELE en línea

Internet es cada vez más importante en el ámbito educativo y por eso ofrecemos cursos de formación tanto presenciales como online (lee más sobre los distintos tipos de cursos a continuación). Ambos tienen sus ventajas, pero estudiar en línea proporciona flexibilidad y ahorro respecto a gastos de viaje y estancia en Barcelona.

Cualquiera que sea la modalidad que elijas, estarás cualificado para enseñar español de manera presencial y online. ¡Solo es cuestión de elegir la modalidad que mejor se adapte a ti!

No solo eso, sino que todos nuestros futuros profesores acceden a un vídeo de formación exclusivo de Elena Prieto. Elena es una profesora y formadora de ELE con mucha experiencia que durante muchos años ha coordinado su propia escuela online con éxito. En su vídeo, comparte todos sus consejos prácticos para enseñar en el aula virtual. Este vídeo es parte de una serie preparada exclusivamente para Oxford House. Están diseñados para ayudar a nuestros nuevos profesores de ELE a especializarse en un área en concreto y destacar ante futuros empleadores.

Otras áreas cubiertas incluyen español de negocios (Paul Ashe), integración de pronunciación (Aarón Pérez Bernabeu), enseñanza de niños y enseñanza de adolescentes.

¿Cómo doy el siguiente paso para convertirme en profesor de español?

Ahora parece muy claro que existe una gran y creciente demanda de profesores de español cualificados. Las estadísticas del Instituto Cervantes nos muestran que las perspectivas para el sector ELE son muy positivas.

Nuestros 23 años de experiencia en la formación docente nos han enseñado que la flexibilidad es importante para nuestros alumnos. Por esta razón, hemos creado cuatro opciones diferentes para asegurarnos de que haya un curso de Certificado de Profesor de ELE para cada uno. Puedes escoger entre:

Certificado de ELE 100% online intensivo (4 semanas)

Esta es una excelente opción si deseas obtener la certificación rápidamente pero prefieres estudiar desde la comodidad de tu hogar. Crea un cómodo puesto de estudio en casa, prepara tu café favorito durante los descansos: esta opción tiene mucho que ofrecer.

Certificado de ELE 100% online a tiempo parcial (12 semanas)

Esta opción también te permite estudiar desde casa, pero proporciona una mayor flexibilidad. ¿Ya estás trabajando? ¿Tienes una vida familiar ocupada? ¿Prefieres tener más tiempo para consolidar tu aprendizaje? Éste es el tuyo.

Certificado de ELE intensivo en Barcelona (4 semanas)

¿Vives en Barcelona? ¿O quieres estudiar aquí y explorar la ciudad? Esta podría ser la opción para ti. El curso es de tiempo completo para que puedas obtener tu título rápidamente, pero tus estudios se llevarán a cabo en nuestra moderna escuela con todas las facilidades y recursos que puedas desear.

Certificado de ELE a tiempo parcial en Barcelona (12 semanas)

Si resides en Barcelona y tienes otros compromisos, podrías considerar la opción a tiempo parcial. Seguirás teniendo todas las ventajas de realizar el curso en nuestra céntrica escuela de idiomas, pero tus estudios pueden intercalarse con tu trabajo, otros estudios, ir a la playa, etc.

Después de leer este artículo, ya no hay ninguna duda: ser profesor de español para extranjeros es una carrera profesional con un futuro prometedor, llena de posibilidades y ofrece amplias expectativas. Incluso desde la comodidad de tu casa puedes dedicarte a dar clases de español online. Ahora es justo el momento perfecto. ¡Todo son ventajas!

¿Estás listo para comenzar una nueva y apasionante carrera profesional de profersor de ELE? Inscríbete o envíanos un correo electrónico a [email protected]. ¡No esperes más!


Martina Monreal

Martina Monreal Carnicero es profesora de inglés, español y catalán en Oxford House por vocación, y es extremadamente inquieta por naturaleza. Le apasiona leer ensayos, leer novelas, leer artículos. Leer en general. Pero por encima de todo, su pasión es escribir. En el 2020 empezó a estudiar Escritura Creativa en el Ateneu Barcelonés y desde entonces trabaja en su propia novela. Estudió ADE (y el primer año de Matemáticas) en la Universidad de Barcelona, y también es administradora de los cursos Certificado de Profesor ELE. Compagina estas tareas con la creación de contenido para redes sociales.

Confiésalo: la pronunciación no es tu parte favorita de la enseñanza de español. La ves aburrida, mecánica y hasta inútil en ocasiones. Has sobrevivido a la docencia sin hacerle mucho caso, pero algo te ha llamado la atención en esta entrada.

Si estás leyendo estas líneas es porque, efectivamente, la didáctica de la pronunciación no te está suponiendo un camino de rosas. Es posible hasta que se te haga bola. Dependiendo de dónde enseñemos español, qué tipo de estudiantes y de curso tengamos y cuál sea nuestra empatía fónica —sí, «empatía fónica», un concepto que desarrollaremos más adelante—, es muy probable que nos falten algunos fundamentos para poder abordar la enseñanza de la pronunciación y la fonética con más seguridad, y aquí estamos para echarte un cable.

¿Has pensado qué tipo de profe de ELE eres cuando enseñas pronunciación en tus clases?

Quizás prefieres «corregir al momento» las dificultades fónicas de tus estudiantes (paras un momento la secuencia de tu clase, le das a tu estudiante dos truquitos y continúas); o eres más de planificar basándote en sus necesidades (introduces algunos aspectos que les fuerzan a practicar lo que tú quieres); o es posible que les des todas las herramientas fónicas al principio del primer nivel (les enseñas a deletrear y a leer en voz alta).

En cualquier caso, ¿consigues los objetivos? ¿Tienes estudiantes que aprovechan esos recursos y otros que no tanto? ¿Qué puede estar ocurriendo?

A veces eres quien nota que tu estudiante tiene problemas con su fluidez, otras veces, es él/ella quien te pide ayuda con su pronunciación porque «le han dicho que necesita mejorar» o «nota que le cuesta hacerse entender en la calle».

Venga de donde venga el aviso, la didáctica de la pronunciación no debería ser solo reactiva (es decir, corregir lo que veo cuando lo veo y me olvido), sino predictiva (lo que significa ver más allá de lo que tenemos ante nuestros ojos y pensar en cómo trabajar la pronunciación influye globalmente en la competencia comunicativa).

Da igual cómo sea tu práctica didáctica en materia de pronunciación, porque vamos a bucear en los fundamentos. Quizás ya sigues estos consejos y confirmas que lo estás haciendo genial o quizás te ayuda a replantearte algunas actividades. ¡Adelante!

  1. Ponte en el lugar «perceptivo» de tu estudiante.
  2. Vincula el contenido fónico con contextos comunicativos significativos.
  3. Parte del inicio de la dificultad concreta para alcanzar objetivos articulatorios.

1. Ponte en el lugar «perceptivo» de tu estudiante

«¿Cómo es que no oyes la diferencia? Mira, mírame los labios, mira cómo lo digo… ¿Ves? Así de fácil». ¿Te ha ocurrido? Quizás como estudiante o como docente. Seguramente sin mala intención, pero dejando una sensación de «si es tan fácil, ¿por qué no lo capto? ¿Se me dará mal esto de aprender lenguas?». Y aunque sea de manera inconsciente, poco a poco va haciendo mella. 

La empatía en general es importante, pero más aún cuando se trata de trabajar con la pronunciación como lengua adicional. Esto es así porque la pronunciación es la parte más visible de nuestra producción oral (Laroy, 1995: 3).

la pronunciación aporta todo tipo de información identitaria: abrir la boca ya es una declaración de lo que somos o de dónde venimos. Por otro lado, no todo el mundo tiene el mismo sistema fonológico, es decir, no guardamos del mismo modo en el cerebro las categorías que hacen que reconozcamos que /i/ es /i/ y que /e/ es /e/ (pensemos en lenguas en las que no hay distinción entre estos dos sonidos, como el árabe). 

Por todo ello, es importantísimo ponernos en el lugar de nuestros/as estudiantes, tanto por la parte afectiva como por la parte cognitiva. Que escuchemos una distinción fonética «clarísimamente» no significa que la persona que tenemos delante la vaya a distinguir del mismo modo, con los mismos matices.

Fuente: Cyanide and Happiness

Pensemos en una situación como la de la imagen. Ciertamente no siempre ocurren cosas tan exageradas, pero a diario tenemos malentendidos porque la persona A tiene un bagaje, estaba pensando en algo concreto, tenía unas expectativas, etc. y la persona B otras. Estos malentendidos se dan porque tenemos esquemas mentales, conceptos previos o vivencias anteriores muy distintas.

Parece, entonces, casi obligatorio en el aula tener momentos para consensuar lo que entendemos por /i/ o por /e/, si entendemos lo mismo, si tenemos los conceptos diferenciados, y realizar actividades como la siguiente (extraída de Gil Fernández, 2007: 459) que nos den pistas sobre la percepción de nuestro/a estudiante.

Ejercicio: Ponemos a nuestros/as estudiantes por parejas, le damos a Estudiante A una tarjeta y a Estudiante B otra, donde aparezca el siguiente texto:

Ahora pedimos a Estudiante A que elija producir oralmente entre la frase a. y la frase b. (sin decir cuál elige, claro, solo produciéndola). Entonces, Estudiante B debe elegir, en función de lo que haya escuchado, si responder con la frase a’. o con b’., por lo que el ejercicio de pronunciación permite hacerles ver la importancia comunicativa de distinguir entre /i/ y /e/ en un pequeño contexto. 

Después, dependiendo del nivel, podemos iniciar una reflexión sobre si para A la intención era decir a. o b., ya que, según el caso, la corrección habrá que centrarla en su producción si no se entendió lo que quería decir. También podemos reflexionar sobre si B entendió lo que dijo A, de manera que la corrección habría que centrarla sobre su percepción.

Y es que producción y percepción oral van de la mano, pero tienen diferentes aproximaciones. Por eso, cuando le damos una serie de palabras a nuestros/as estudiantes y les decimos «Escucha y repite», es lo mismo que decirle a alguien que está aprendiendo a conducir «Arranca y conduce». Uff. Dime cómo empiezo, qué herramientas tengo en mi poder, cómo las utilizo… En fin, dame una guía, ¿no?

Como dice Gil Fernández (2007: 143), esta instrucción «sobreestima la capacidad de autocorrección de los estudiantes». En el tercer punto de esta lista daremos algunas pistas sobre cómo lidiar con ello.

2. Vincula el contenido fónico con contextos comunicativos significativos

El siglo pasado, Firth acuñó el término «principio del zoom» (1992) para la didáctica de la pronunciación. Según este principio, en nuestra secuencia didáctica tenemos una serie de actividades concatenadas con un orden narrativo y progresivo: unas actividades van antes que otras porque se «necesitan». Si nuestra secuencia es un campo de flores, el zoom sería detener un momento el paseo por ese campo y fijarnos con una lupa en una de esas flores, trabajar sus detalles y conocerla mejor, para luego «abrir» ese zoom y tener en cuenta que forma parte de algo más grande y continuo.

Fuente: Pixabay (Anderele)

Hacer «zoom» con actividades de pronunciación implica eso: realizar ejercicios como el que hemos visto en el punto anterior, más concreto, focalizado o específico, pero sin olvidar la imagen completa, el contexto comunicativo, y que esa actividad es una parte de un todo con un objetivo final.

Si entendemos la pronunciación como un elemento más de la comunicación, ¿por qué desintegramos su práctica en actividades totalmente desvinculadas de esa secuencia didáctica. ¿Por qué no vinculamos nuestro contenido fonético con los elementos contextuales y lingüísticos de la secuencia? Veamos un ejemplo que nos ofrece Natalia Alarcón (@NataliaAM_ELE):

Fuente: Natalia Alarcón (@NataliaAM_ELE)

¡Qué curioso! Si le damos un contexto a nuestros/as estudiantes, conseguiremos que la pronunciación se integre mucho mejor en nuestra secuencia, que tenga sentido y que no se perciba como un adorno, sino como lo que es: parte intrínseca de la comunicación, igual que la gramática, el vocabulario, las relaciones sociales, las habilidades interculturales, etc.

Si, además, queremos afianzar aún más los lazos entre la pronunciación y otros contenidos lingüísticos (fundamentalmente con la gramática o el vocabulario), es recomendable visualizar este webinario de ProfeDeELE.es donde Aarón Pérez (@APLinguista) explica y ejemplifica las técnicas para llevarlo a cabo de manera eficaz:

Fuente: ProfeDeELE - Formación profes de español

3. Parte del inicio de la dificultad concreta para alcanzar objetivos articulatorios

El último fundamento no es ni más ni menos importante, pero sí requiere algunos conocimientos sobre cómo funciona nuestro aparato fonador. Si nuestros/as estudiantes tienen dificultades fónicas con el sonido /r/ en Ramón (¿o ha dicho jamón? ¿o ha sido gambón?), hay que saber dónde está colocando la lengua el/la estudiante.

Si notamos esas diferencias concretamente, lo más probable es que esté desplazando la lengua hacia la parte posterior del paladar. Sí, esa parte blandita.

Y si queremos que tenga menos dificultades, hay que proponerle objetivos articulatorios más parecidos a los hispanohablantes (ya sabemos que no todo el mundo lo pronuncia igual, pero sí más o menos por la misma área): es decir, en la parte delantera, tocando las rugosidades que hay justo encima de los dientes incisivos superiores (como vemos en la imagen).

Fuente: SL Route

Por supuesto, esto no es la panacea. No se solucionan todas las dificultades articulatorias que implica este sonido, pero es un paso importante para que tengamos estudiantes más inteligibles (comprensibles en la pronunciación).

¿Pero cómo podemos ayudarles de una manera implícita? Si conocemos no solo dónde se produce la /r/ en nuestra boca, sino también dónde se producen las vocales —que son esos sonidos tan importantes y necesarios para que haya sílabas en español—, podremos facilitar mucho más la articulación de estos sonidos en las áreas articulatorias que sean pertinentes para la inteligibilidad del sonido.

Fuente: Álvarez Pérez y Pérez-Jiménez (2015)

Como vemos en la imagen, cada vocal en español tiene un objetivo articulatorio diferente que podemos colocar en forma de pirámide invertida, pues que la vocal /i/ se produce elevando la lengua y juntándola mucho con la parte delantera, casi en los incisivos superiores. Sin embargo, la /u/ se produce en una zona mucho más posterior en la boca, pero también elevada. La lengua tiene codificadas las vocales según el lugar articulatorio al que deben aproximarse.

Así pues, si sabemos esto, ¿por qué no usarlo para ayudar a nuestros/as estudiantes?

Si estamos practicando la /r/, por ejemplo, con nacionalidades, países y gentilicios (contexto comunicativo e integrado con el vocabulario), ¿por qué no proponer una actividad que ponga el zoom en aquellas palabras con este sonido que, además, faciliten la articulación? Es decir, si tenemos estudiantes con dificultades para adelantar la lengua hacia los dientes para hacer /r/, no les propongamos pronunciar Rusia al principio, porque les va a costar más, dado que la vocal /u/ va a «tirar de la lengua» hacia la parte posterior.

Es mucho más productivo comenzar por Irlanda (porque la /i/ se produce en la parte delantera, como la /r/ hispanohablante), seguir por Reino Unido y así sucesivamente siguiendo la pirámide invertida para, como decimos, partir de la dificultad concreta y facilitar la articulación.

En definitiva

Si tenemos una perspectiva comunicativa en nuestra aula y buscamos que la didáctica de la pronunciación se integre con esta perspectiva de manera orgánica, estos fundamentos que hemos repasado brevemente nos sirven para tener unos cimientos con los que apuntalar una visión mucho más holística de los objetivos de nuestros/as estudiantes.

No aprenden a pronunciar por modas o por tener una fonética decorativa, sino para comunicarse mejor y sentirse más auténticos/as al hablar esa otra lengua —en nuestro caso, el español— que están aprendiendo. El componente identitario se engarza con el comunicativo y no podemos separarlos, lo que sí podemos es diseccionar los contenidos y didactizarlos para convertirlos en objetos de aprendizaje consciente. Así es como conseguiremos que el aprendizaje de la pronunciación sea más comunicativo, más pertinente y más coherente. ¡Ánimo con ello!

En nuestro curso Certificado de Profesor ELE aprenderás, entre muchísimas otras cosas, métodos de enseñanza de la pronunciación a tus alumnos de español. También conocerás técnicas útiles para llevar a cabo la clase perfecta y recibirás consejos por parte de nuestros tutores altamente cualificados, todos expertos en la materia.

¿Estás listo para desarrollar y potenciar al máximo tus capacidades como profesor de ELE? Sin duda, estás en el lugar adecuado. Inscríbete o envíanos un correo electrónico a [email protected]. ¡No esperes más!

Bibliografía citada

Aarón Peréz Bernabeu es licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Alicante, Máster en Fonética y Fonología por la UIMP y el CSIC y Máster en Enseñanza de ELE por la UIMP y el Instituto Cervantes. Doctorando de la UA (grupo AcqUA) y coordinador de formación en línea de la Editorial Edinumen. Profesor de la asignatura Pronunciación, entonación y ortografía en ELE del Máster en Didáctica de ELE de la Universidad Nebrija. Profesor de Fonética y Fonología en el Grado en Traducción e Interpretación de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR). Colabora en la creación de cursos y seminarios de Pronunciación en ELE para instituciones como el Instituto Cervantes, ASILIM, la Universidad de Extremadura, la Università Ca' Foscari Venezia, entre otras. Además, es Secretario de la Asociación MariCorners, que trabaja por crear espacios de discusión académicos en torno a temas transversales LGTBIQ+ en el ámbito hispánico.

Ya sea que hayas estado enseñando español durante décadas o seas nuevo en este campo, seguramente habrás impartido algunas clases online en los últimos meses. Incluso antes de la pandemia del 2020, los estudiantes comenzaban a apreciar la flexibilidad de las lecciones virtuales y ahora muchos de ellos no están dispuestos a despedirse de la conveniencia y practicidad que aportan.

También hay ventajas para el profesor en una clase online: puedes buscar estudiantes en varios países y ciudades, y aprovechar las herramientas tecnológicas para mejorar la experiencia de aprendizaje.

Todo esto suena genial, ¿verdad? Sin embargo, existe un pero: los estudiantes suelen estar menos dispuestos a hablar en las clases virtuales y si esto no se soluciona, su progreso puede verse obstaculizado.

Los alumnos necesitan hablar y recibir correcciones para mantenerse motivados, aumentar su confianza y mejorar su fluidez y precisión. Entonces, ¿qué estrategias podemos utilizar para hacer que los estudiantes hablen más en las clases online? Sigue leyendo para descubrir cinco de nuestras preferidas:

¿Por qué los estudiantes tienden a hablar menos en las clases en línea?

Para mejorar la situación, primero debemos considerar qué podría estar impidiendo que nuestros estudiantes hablen tanto como puedan. Este es un problema complejo, pero es probable que las razones incluyan algunas de las siguientes:

Ahora que hemos pasado un tiempo analizando los factores que a veces impiden que los estudiantes hablen tanto como puedan, exploremos algunos consejos y trucos para superarlos.

1. Aprovecha las salas para grupos pequeños ('Breakout Rooms')

Independientemente de la plataforma que estés utilizando, es probable que tengas acceso a algo similar a los Breakout Rooms de Zoom. Esta función te permite organizar a los estudiantes en grupos más pequeños. Luego, el profesor puede moverse entre los grupos, observar, escuchar, dar comentarios, etc.

Hay varias formas de utilizar con éxito los Breakout Rooms. Por ejemplo:

2. Usa grabaciones:

Si tus alumnos no siempre se sienten cómodos participando en discusiones grupales, ¿por qué no pedirles que hagan una grabación? Esto tiene varias ventajas:

Por ejemplo, podrías pedirles a los estudiantes que se graben describiendo un dilema. Luego envían esto a un compañero de clase que graba una respuesta con una solución sugerida. Otras ideas son que los estudiantes graben anécdotas, mensajes, bromas, respuestas a preguntas de DELE, etc.

3. Haz preguntas directas

Los profesores de clases online a menudo evitan llamar a los estudiantes por nombre. A veces desean evitar poner presión, o temen el posible silencio y encogimiento de hombros que podrían sobrevenir. Sin embargo, si se usan con sensibilidad y en el momento adecuado, las preguntas directas pueden ser una gran herramienta para que los estudiantes hablen en las clases en línea. Algunos consejos:

4. Divide las tareas en partes más pequeñas

A veces imaginamos que los estudiantes son reacios a hablar cuando en realidad no tienen claro lo que les pedimos hacer. Esto sucede especialmente cuando cometemos el error de apilar instrucciones, refiriéndonos al hábito de dar a los estudiantes una serie de instrucciones a la vez. Debemos evitar hacer esto durante las clases presenciales pero, al menos en ese contexto, es más probable que los estudiantes se sientan cómodos haciendo preguntas para aclarar lo que deben hacer. En las clases online, la acumulación de instrucciones puede provocar una especie de parálisis, en la que los estudiantes no comprenden la tarea ni se sienten capaces de hablar y pedir más información. ¿Cómo podemos evitar este problema?

Aquí tienes algunas ideas:

5. Utiliza encuestas

Puede ser muy frustrante preparar una discusión realmente interesante y atractiva, pero que ninguno de tus estudiantes ofrezca una respuesta cuando se le pide su opinión. Una posible solución a esto es el uso de encuestas. Algunas plataformas (como Zoom) tienen una función de encuesta y hay otros sitios web como Doodle que también ofrecen esta herramienta. Las encuestas tienen varios usos posibles. Por ejemplo:

Reflexiones finales

Esperamos que estas ideas te hayan dado algo en que pensar. Incluso los estudiantes más tímidos y menos participativos pueden animarse a hablar más en las clases online si empleas la combinación adecuada de estas sugerencias. Recuerda: ¡esta no es una ciencia exacta! Diferentes estrategias funcionarán para diferentes grupos, y es totalmente normal que incluso los estudiantes más entusiastas tengan un mal día cuando se sienten cansados ​​y no tienen ganas de hablar español. Como siempre, nuestro objetivo debe ser fomentar la participación y motivar a los estudiantes: al fin y al cabo, el progreso es el progreso y los pequeños cambios pueden llevar a grandes mejoras.

Ahora más que nunca, las clases online están a la orden del día. El futuro es… ¡Hoy mismo! Si quieres aprender nuevas maneras de potenciar la expresión oral en tus alumnos o si crees que en el mundo del ELE las oportunidades son infinitas, nuestro Certificado de profesor de ELE es para ti.

¿Estás listo para comenzar una nueva y apasionante carrera profesional en ELE? ¿O quizás ya tienes experiencia como profesor de español pero te gustaría ampliar tus conocimientos, por ejemplo, en el mundo online? Inscríbete o envíanos un correo electrónico a [email protected]. ¡No esperes más!


Luke Worsnop comenzó su trayectoria docente hace diez años trabajando como instructor de inglés en la Universidad de Niza. Después de esto, ganó experiencia en Suiza y Sevilla antes de unirse al equipo de Oxford House Barcelona hace más de cuatro años. Más recientemente, comenzó a trabajar como asistente de ventas y marketing para Oxford TEFL, y ha descubierto una nueva pasión por apoyar a los profesores en capacitación mientras comienzan y desarrollan sus carreras profesionales de ELE y TEFL.

Una de las grandes cuestiones que se preguntan habitualmente los profesores de ELE es cómo pueden planificar sus clases para lograr la atención de sus estudiantes, exprimir al máximo el tiempo y que aprendan y disfruten a partes iguales.

Desde luego, todos los estudiantes tienen (y hemos tenido) un radar para detectar si un profesor llevaba la clase preparada o si, por el contrario, estaba improvisando. Lo cierto es que planificar tus clases cuenta con muchísimas ventajas, entre ellas: 

En definitiva: planificar es la mejor idea para nuestras clases de ELE. Frente a esos profesores que improvisaban, cuyas clases eran totalmente inconexas y aburridas, nosotros vamos a conseguir que nuestros estudiantes alucinen con nuestras superclases. Además, ellos mismos se sentirán seguros de estar siguiendo una clase secuenciada, guiada, donde no pueden perderse y donde sienten (y saben) que todo está bajo control. ¡Manos a la obra!

PASO 1: Los objetivos de aprendizaje

Ya estamos frente al folio en blanco (o frente al ordenador, para los más modernos). ¿Por dónde empezamos? Los objetivos de aprendizaje.

Piensa en qué objetivo/s quieres conseguir para el final de la clase, es decir, qué no sabían antes tus estudiantes que, al final de su clase de español, sí sabrán. Podemos plantear una serie de actividades enfocados a realizar una tarea final.


Para que quede más claro aún:

También, este pequeño objetivo del día debe enmarcarse en los objetivos del curso, por lo que ese día estamos avanzado un pasito más a nuestros objetivos globales.

PASO 2: Lista de actividades y tiempos

Como hemos dicho anteriormente, lo último que queremos es que nuestros estudiantes se aburran y desconecten su atención. Por eso es de vital importancia que, cuando tengas claro qué objetivo quieres cumplir y alcanzar en dicha clase, escribas una lista de actividades que vas a realizar (para trabajar dicho objetivo) y el tiempo aproximado de duración de cada actividad.

Es muy difícil prever y anticiparnos a qué va a pasar en clase, si va a haber muchas preguntas o si los estudiantes van a captar la explicación a la primera ¡No somos adivinos! Pero si llevas contigo esta lista de tiempo aproximado es más fácil que tus alumnos sigan tu clase plenamente atentos a lo que está ocurriendo. Es sencillo: Vamos a ir saltando de una actividad a otra, haciendo que nuestra clase sea dinámica y entretenida, a la par que efectiva.

Según el modelo motivacional de Keller (Chica, 2009), las actividades deben tener: interés, relevancia, expectativas y satisfacción. Para Ellis (2003), una tarea significativa deberá cumplir los siguientes criterios: conformar un plan de trabajo, estar centrada en el significado, hacer un uso real de la lengua, integrar destrezas, activar procesos cognitivos y ofrecer un producto final comunicativo. Para rematar, Dörnyei (2008) señala, entre otros aspectos: la existencia de un desafío, contenidos conectados con los intereses de los alumnos, la aparición de elementos novedosos y elementos familiares, así como la oportunidad de competir para conseguir recompensas (de lo cual hablaremos en el paso 5, donde te facilito un recurso maravilloso).

PASO 3: Herramientas

Sí, es muy tentador crear una clase donde solo hagamos actividades escritas, de completar huecos, una tras otra hasta finalizar la clase, pero eso no es (ni de lejos) lo mejor. A diferencia de esta práctica, lo que debemos hacer es acercar a nuestros estudiantes todo tipo de actividades y herramientas diferentes y variadas: vídeos, juegos, presentaciones, actividades escritas, actividades interactivas, preguntas y respuestas, Escape Rooms, etc. 

Particularmente, como profesora de español, me encanta trabajar con los contenidos interactivos que ofrece de manera gratuita los portales educativos de ProfedeEle y Lápiz de ELE. Cuentan con una variedad inmensa de recursos, muy interesantes, para todos los niveles y de una temática muy rica. ¡Mis estudiantes están encantados! No solo aprenden, sino que aprenden disfrutando. ¡Nada mejor que eso!

Shumann (2000) explica que la motivación depende de la evaluación que el alumno hace de la experiencia de aprendizaje. Y dentro de esta valoración, las actividades y dinámicas que hayamos elegido constituyen un elemento importante. Está demostrado que divertirse mientras se aprende convierte la experiencia en memorable, e implicar activa y personalmente a los alumnos, hace que estos aprendan y recuerden mejor.

PASO 4: Prepara un resumen para tus estudiantes

A todos nos pasa que cuando vamos a una conferencia o un curso (o a dónde sea), nos encanta que nos regalen o nos den cosas. ¡Más aún si es en una clase! Es una práctica muy interesante el crear un resumen o guía para tus alumnos, donde resumas los principales puntos de lo que han aprendido a hacer en esa clase. Por ejemplo: Un resumen del aspecto gramatical aprendido, con su conjugación, ejemplos, una infografía, etc.

Esto reforzará la clase y hará que la explicación y todas las actividades queden claras y simplificadas en una hoja. Además, los estudiantes adoran que, una vez han comprendido algo, les facilites un resumen limpio, escueto, con todo lo importante. 

PASO 5: Evaluación

Ya hemos pensado en los objetivos que queremos cumplir en clase y, asimismo, también hemos organizado y planeado qué actividades llevaremos a cabo en el aula (así como el tiempo que nos demoraremos aproximadamente realizando dichas actividades). Por supuesto también contamos con actividades interactivas, juegos y otras herramientas visuales que serán muy atractivas para nuestros estudiantes. Y para rematar les hemos dado a todos nuestros alumnos una hoja aclaratoria, a modo de resumen, para que todo lo aprendido lo tengan condensado y bien explicado. ¿Y ahora qué? 

Bien, antes de que la clase termine debemos comprobar que los alumnos pueden realizar el objetivo que nos planteamos al principio. Para ello necesitamos hacer una pequeña evaluación. Y no, no estamos hablando de ningún examen (¡no queremos asustar a nuestros estudiantes al final de la clase!), sino algún tipo de actividad final que nos permita, a nosotros como profesores y a ellos como aprendientes, comprobar que hemos logrado un resultado positivo.

Para ello podemos realizar una actividad, individual o grupal, donde involucremos el uso del aspecto lingüístico o cultural aprendido durante la lección: puede ser, de nuevo, un texto escrito, una actividad interactiva, un juego de preguntas (donde utilicemos el tiempo verbal que acaban de aprender, por ejemplo), etc. Una idea fantástica y que encanta a los estudiantes es rematar la clase con una evaluación enmascarada. Sí, en apariencia es un juego, pero por dentro es una evaluación en toda regla.

¿Cuál es esa fantástica herramienta? Toma nota. ¡Kahoot! Si no lo conocías, te adelanto que es una herramienta que va a cambiar para bien todas tus clases. Kahoot es una plataforma web que nos permite crear multitud de juegos, pero en concreto, hoy te hablaré de uno: los quizzes. Esta herramienta digital nos permite crear, a través de unos sencillos pasos y con una interfaz muy clara, unos quizzes con preguntas y varias respuestas para nuestros estudiantes. 

La idea es que preparemos con antelación un quizz en Kahoot con actividades evaluativas del aspecto lingüístico aprendido. Por ejemplo, si hemos aprendido el Pretérito Perfecto, podemos crear una pregunta similar a: 

¿Qué opción es correcta?

Y escribir cuatro posibles respuestas: una correcta y cuatro erróneas, dos correctas y dos erróneas, todas correctas… ¡Como prefieras! En este ejemplo te ilustraré una pregunta con una respuesta correcta y tres erróneas.


De esta manera estamos evaluando a nuestros alumnos con diferentes preguntas (de diferentes dificultades) acorde al tema que hemos estado trabajando en el aula. Además, Kahoot cuenta con un montón de opciones para personalizar estos quizzes: puedes añadir fotos, vídeos… ¡Imaginación al poder!

Como os decía, con esta apariencia de juego, se esconde en realidad una actividad de evaluación perfecta: nosotros medimos y comprobamos que han alcanzado el objetivo de la clase y ellos siguen aprendiendo, practicando y pasándoselo genial en clase de español. ¡Son todo ventajas!

Conclusión

Como hemos ido viendo a lo largo de esta publicación, preparar y planificar nuestras clases de ELE es la mejor idea que podemos tener para que la calidad de nuestro trabajo se multiplique y que los estudiantes aprendan y disfruten mucho más. Además, como profesores, nos sentiremos más seguros durante la clase, competentes, podremos prever lo que va a ocurrir, qué dudas pueden surgir y nuestro alumnado disfrutará de clases dinámicas donde no hay ni un instante vacío: todo es dinamismo. 

En palabras de S. Eusebio (2015): 

Queremos defender la idea de que una clase bien planificada ofrece una serie de ventajas: da confianza al profesor, que sabe lo que tiene que hacer, y ofrece seguridad a los estudiantes, que se sienten bien dirigidos, con instrucciones claras de lo que tienen que hacer. De igual modo, una buena planificación ayuda al docente a anticipar posibles problemas, lo que le facilita cambiar y adaptar lo planificado en función de lo que vaya observando. Por último, nos ofrece la satisfacción personal de una clase bien planificada y a los alumnos una lección con la que han aprendido y se han divertido.

Ten por seguro que alguna vez, por unas circunstancias o por otras, nos tocara improvisar. Pero cuando uno ha preparado y planificado antes, improvisar se vuelve más fácil. Y esa es la idea: trabajar cada vez mejor y sintiendo que lo que hacemos merece la pena. Así lo afirma S. Eusebio (2015): “Esta, en definitiva, es la tarea del profesor: conseguir las condiciones más favorables para el aprendizaje”.

¡Dale una oportunidad a planificar tus clases! ¡Te garantizo que no te arrepentirás! 

Nadie puede negar que planificar eficazmente una clase de ELE es todo un reto. En este artículo has visto una pincelada de los cinco pasos básicos que te ayudarán a la hora de organizar el contenido y el formato de tus lecciones, pero… ¡Aún ueda muchísimo por aprender!

 ¿Estás listo para comenzar una nueva y apasionante carrera profesional como profesor de ELE? Inscríbete o envíanos un correo electrónico a [email protected]. ¡No esperes más!

Bibliografía consultada


Elena Romero López es profesora de español y creadora de contenido en YouTube (en su canal “Smel serendipia”). Como profesora de ELE ha trabajado alrededor del mundo: Universidad de Zadar (Croacia), en su escuela de español en Gdańsk (Polonia) durante 3 años y actualmente dirige su propia academia de español online (Academia Serendipia) desde España. Entusiasta de los idiomas, amante de la literatura y viajera en potencia. Es una profesora especializada en factores psicoafectivos, dinámicas de gamificación, fonética y aspectos socioculturales. “Aprender una nueva lengua supone, no solo aprender su gramática, sino comprender una nueva forma de entender el mundo, las relaciones y la cultura.

Todos nos hemos encontrado a lo largo de nuestra vida con profesores brillantes, que nos motivaban a aprender, nos inspiraban, nos hacían querer seguir aprendiendo e indagando por nosotros mismos. También todos nos hemos topado con otros profesores no tan buenos, lo que se traducía en clases aburridas, monótonas y donde lo aprendido desaparecía rápidamente si no lo trabajábamos.

¿Te preocupa ser un buen profesor de español? Es normal, todos tenemos dudas: ¿Lo estaré haciendo bien? ¿Realmente aprenden? ¿Podría hacerlo mejor?

Pero ¡no te preocupes! En este artículo te presento las competencias clave necesarias para ser un buen profesor de español, tanto de manera presencial como online. ¡Manos a la obra!

Competencia 1. Organizar situaciones de aprendizaje

Dice el refrán que “Cada maestrillo, tiene su librillo” y es completamente cierto. Todos tenemos nuestro modus operandi, nuestra propia forma de trabajar. Pero si hay algo que todos los profesores de español debemos tener en común es nuestro dominio de la lengua: No sirve con ser hispanohablante, sino que, para ofrecer una buena docencia, necesitas estar capacitado, conocer todos los aspectos de tu lengua. Imagina que debes explicar el contraste entre las preposiciones por y para a un estudiante extranjero o ¡el tan temido subjuntivo!, ¿serías capaz? Necesitamos conocer nuestra lengua a un nivel muy profundo para poder hallar las claves que nos permitan explicárselo a personas que descubren estos aspectos por primera vez en su vida. 

A raíz de esta idea encontramos la primera competencia: El buen profesor de español sabe organizar situaciones de aprendizaje, es decir, es capaz de diagnosticar y atender a las necesidades de sus alumnos, promover el uso y la reflexión sobre la lengua, y es capaz de planificar secuencias didácticas enfocadas a sus estudiantes. Es vital conocer en qué situación se encuentran nuestros alumnos, cuál es su objetivo para con la lengua y actuar acorde a ello. 

Por ejemplo: no es lo mismo si nuestros estudiantes viven y estudian en inmersión lingüística, es decir, viven y estudian en el lugar donde se habla su lengua meta. O si, por el contrario, se encuentran en su país de origen y no están en contacto diario con la lengua meta. Debemos conocer su situación, sus preferencias y adaptarnos. ¡El éxito está garantizado!

Resumiendo:

Competencia 2. Desarrollarse profesionalmente

Un profesor de español debe ser inquieto, andar en constante búsqueda y reciclaje. Aprendiendo nuevas formas de enseñar y de involucrar a sus estudiantes. Por ello, la segunda competencia es desarrollarse profesionalmente: Debemos ser capaces de analizar y reflexionar sobre nuestra práctica docente, implicarnos y participar en nuestro propio reciclaje. 

Los tiempos cambian y con ellos las formas y metodologías con las que nos acercamos a la clase de ELE. Por esta razón, el profesor de ELE tiene que ser un incansable buscador de nuevas formas de explicar la gramática, de nuevos juegos para dinamizar la clase, de nuevas formas de acercar a nuestros estudiantes a la lengua y a que se enamoren de ella.

Es más: también debemos implicarnos en el desarrollo profesional del equipo docente (en el caso de que lo haya). No tengamos miedo o sintamos prejuicios a la hora de ayudarnos y apoyarnos en otros profesores, ¡todo lo contrario! El profesor de español debe intercambiar ideas, materiales y buenas prácticas para que todos los miembros del equipo docente puedan desarrollarse profesionalmente. Asimismo, es interesante también participar en actividades de formación, cursos, talleres sobre algún tema de interés, etc. ¡Reciclarse o morir!

En resumen:

Competencia 3. Desarrollar competencias emocionales

Decía una viñeta de Forges que un profesor de español es muchas cosas a la vez, a saber: somos animadores, educadores, actores, maestros, psicólogos, guías turísticos, acompañantes, traductores, ponentes, lingüistas, psiquiatras, diseñadores, formadores, escritores, dibujantes, gesticuladores y paseantes. O, para abreviar: Profesores de español.

¡Somos tantas cosas! Y eso es lo bonito de esta maravillosa profesión. Por eso mismo la tercera competencia es muy importante: Un profesor de español debe tener un profundo sentimiento de empatía con sus alumnos. Saber gestionar los sentimientos en el aula, motivarnos y motivar a los estudiantes… Debemos saber escuchar a nuestros alumnos e interesarnos por ellos.

Tenemos que tener en cuenta, como ya comentó Tejedor Martínez (2013), que “aprender una lengua extranjera no es solo aprender su gramática, su pronunciación o su vocabulario, es aprender una manera de ver el mundo, de acercarse a él, de comportarse hacia los demás porque se trata de conocer la cultura, las costumbres, las personas que están detrás de esa lengua, se trata de la dimensión social del aprendizaje de idiomas.”

El papel del profesor es fundamental porque cuando se enseña y se aprende, profesor y alumno conjuntamente, desarrollan competencias emocionales. De ahí que un profesor de español deba ser un docente emocionalmente inteligente, con habilidades, actitudes y valores, adecuando los contenidos de clase, la metodología y la evaluación en función de las necesidades de aprendizaje de sus estudiantes, pues de esta manera estaremos ayudando a desarrollar competencias tanto cognitivas como afectivas en nuestro alumnado. En definitiva, “el profesor ideal para este nuevo siglo tendrá que ser capaz de enseñar la aritmética del corazón y la gramática de las relaciones sociales” (Extremera y Fernández-Berrocal, 2002, 374).

Resumimos:

Competencia 4. Utilizar las tecnologías educativas

Servirse de las TIC para el desempleo de su trabajo. Y es que ya lo hemos visto, los tiempos cambian y aparecen nuevas formas de enseñar y de aprender: internet, las redes sociales… Todo lo que nos rodea son nuevas formas de comunicarse. Por ello, el profesor de español debe ser capaz de desenvolverse en entornos digitales (buscando activamente nuevas herramientas para incorporar a nuestra clase de ELE), aprovechar el potencial didáctico de las TIC y promover que los propios estudiantes utilicen dichas TIC para su aprendizaje. 

Aquella clase con pizarra, pupitres y libros queda ya muy lejos. Tus estudiantes te agradecerán enormemente que tus clases cuenten con juegos, Escape Rooms, unidades didácticas interactivas… Cuando el profesor se acerca a las nuevas formas de entender el mundo y el entretenimiento, y las utiliza en favor del aprendizaje, sus estudiantes se motivarán, se involucrarán más en su aprendizaje (apoyando su autonomía como aprendientes) y, en resumen, disfrutarán más en clase. Ya sabes aquello: Lo que aprendes disfrutando, jamás se olvida.

En resumen:

Competencia 5. Promover el aprendizaje autónomo

El poder de implicar a los alumnos en el control de su propio aprendizaje. 

Decía un proverbio chino “Dale a un hombre un pescado y lo alimentarás por un día. Enséñale a pescar y lo alimentarás para toda la vida”. Y lo mismo ocurre con nuestros estudiantes de español. Un buen profesor de español debe ser capaz de promover que sus alumnos gestionen los recursos y medios disponibles para aprender, integrar en nuestras clases herramientas para que el alumnado reflexione sobre el proceso de aprendizaje, promover que cada estudiante defina su propio proyecto de aprendizaje (todos aprendemos de manera diferente y debemos potenciar la inteligencia de cada uno de nuestros alumnos, sea del tipo que sea) y, por último, debemos motivar a los estudiantes para que se hagan responsables de su propio aprendizaje.

Pero ¿Cómo conseguimos esto? Responsabilizar al estudiante requiere que el profesor ceda el control al alumno para que este aprenda a ser cada vez más y más autónomo. Es una fantástica idea reflexionar junto a tus estudiantes sobre qué tipo de inteligencia tienen, cómo o con qué recursos aprenden mejor. Además, debemos ofrecerles herramientas y oportunidades para que ellos mismos planifiquen, monitoricen y evalúen su propio proceso de aprendizaje.

A todos nos gusta conocer nuestros puntos fuertes y esa es la idea: mostrar a nuestros estudiantes sus fortalezas para que se motiven y para que dichas fortalezcas crezcan y les sirvan como motor para seguir exprimiendo todo su potencial y seguir aprendiendo. Volvemos a la idea de los peces, esta vez de la mano de Benjamin Franklin:

“Dime y lo olvido,

enséñame y lo recuerdo, 

involúcrame y lo aprendo”.

Resumiendo:

En conclusión, cada persona, cada estudiante y cada profesor es diferente. Pero en nuestra mano está aprender a ser mejores, ayudar a nuestros alumnos a mejorar de manera exponencial y, sobre todo, poder disfrutar nosotros de la maravillosa profesión que tenemos al máximo. Estando seguros de lo que hacemos y con la tranquilidad (y el buen regusto de boca) que deja el trabajo bien hecho.

Ahora ya sabes un poco más sobre las cinco competencias necesarias para ser un gran profesor de ELE. Sin embargo, hay mucho más a tener en cuenta para ser un profesor excelente, y todos esos matices son los que hacen, de esta profesión, la más bonita del mundo.

¿Estás listo para dar el salto a la excelencia? ¿Quieres convertirte en un profesor de ELE hábil, eficaz y sobre todo, altamente cualificado? Sin duda, estás en el lugar adecuado. Inscríbete o envíanos un correo electrónico a [email protected]. ¡No esperes más!

Bibliografía consultada


Elena Romero López es profesora de español y creadora de contenido en YouTube (en su canal “Smel serendipia”). Como profesora de ELE ha trabajado alrededor del mundo: Universidad de Zadar (Croacia), en su escuela de español en Gdańsk (Polonia) durante 3 años y actualmente dirige su propia academia de español online, Academia Serendipia, desde España. Entusiasta de los idiomas, amante de la literatura y viajera en potencia. Es una profesora especializada en factores psicoafectivos, dinámicas de gamificación, fonética y aspectos socioculturales. “Aprender una nueva lengua supone, no solo aprender su gramática, sino comprender una nueva forma de entender el mundo, las relaciones y la cultura.

¡Webinar gratis!

Cómo encontrar trabajo como profesor de español

Asiste a nuestro webinar gratuito y entérate cómo debes prepararte y encontrar trabajo enseñando español como lengua extranjera (ELE)
Fecha

Lunes, 27 mayo 2024 | 17:30 - 18:30 hora España

¡Regístrate gratis!
Plazas limitadas
Enseña español a extranjeros -Aprende en Oxford House
map-marker linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram